Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albert Soler

Griñán es un buen tipo y pelillos a la mar

‘De secuestro para abajo, todos a la calle’, vendría a ser el lema penitenciario del PSOE

Cómo no van a apoyar el indulto a Griñán dos dinosaurios como Felipe González y Alfonso Guerra, si en sus tiempos apoyaron los de Barrionuevo y Vera, ministro del Interior y secretario de Estado de Seguridad, que purgaban cárcel por secuestro. González puso entonces tan bajo el listón de la decencia que si no estuviera ocupado paseando en yate y contando el dinero que gana como consejero de no sé cuántas compañías, estaría solicitando cinco indultos semanales para todo tipo de delincuentes.

«De secuestro para abajo, todos a la calle», vendría a ser el lema penitenciario del PSOE. Que Griñán malversara dineros públicos mientras presidía la Junta de Andalucía es una falta leve, quién no lo ha hecho alguna vez, uno se despista un momento, mira para otro lado y los millones que debían haber ido aquí, han ido allá, eso qué más da, hombre, indulto y se acabó.

Otro tema es que tenga alguna utilidad que altos cargos del PSOE pidan el indulto para ex altos cargos del PSOE, es lo mismo que políticos del PP pidiendo el indulto para Zaplana o los líderes lacistas que esquivaron la prisión, solicitándolo para los que sí ingresaron en ella. Lo original y digno de encomio sería que alguien pidiera que un cargo de su propio partido no saliera de prisión hasta haber cumplido íntegra la pena, para que aprenda.

Griñán tiene mala suerte porque, además de su propio partido, le solicita el indulto solo su familia, otros que tal, qué iban a hacer. Su hijo hizo pública una carta asegurando que Griñán es buena persona. Ignoro si algún juez admitiría una lacrimógena misiva como prueba de la defensa, pero por si acaso, ahí está.

Tengo dicho a mis hijos que si alguna vez me condenan a prisión, no escriban cartas hablando bien de mí, qué bochorno. Uno tiene su honra, aunque quizás la tenía también Griñán hasta que vio los barrotes cerniéndose sobre él, y entonces la perdió. Yo soy de la opinión de que más vale honra sin libertad que libertad sin honra, algo parecido dijo alguien de unos barcos. Prefiero entrar en la cárcel que ser defendido en público por mis hijos, aunque podría ser peor, podría salir mi madre jurando que de pequeño me comía la verdura, que a quién se le ocurre acusarme de nada.

Hacerse político. El hijo nos hizo saber que Griñán es muy buena persona y que estuvo años sin cambiar de coche. Exactamente lo mismo que yo, y además hace diez años que no lo lavo, con que encima puedo añadir conciencia ecológica a mi defensa. Tal historial me permite, supongo, meter mano a toda caja de caudales o culo que se pongan a mi alcance, sin que nadie pueda decir ni mu, ahí está mi currículo de buena persona. A ver si la prisa en indultar a los Junqueras, Romeva, Cuixart, Tururull y compañía fue también porque son buena gente, habrá que averiguar cómo se portan en casa.

-Lo siento, para el indulto no es suficiente que su familia acredite que es usted buen marido y mejor padre, además debe tener al corriente de pago el carnet de algún partido político.

Por ahí sí que podrían pillarme, tuve una vez el de ERC, pero solo porque la secretaria que lo tramitaba era una rubia de las de mojar pan, no pagué jamás la cuota. Lector, aprenda la lección, que no le ocurra como a mí: si su aspiración es delinquir, hágase político. La desjudicialización de la política era eso.  

Compartir el artículo

stats