Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Rigo

Desde París | Nouvelle vague

Josephine Baker (1906-1975).

Me disculpo de entrada por utilizar como titulo de la columna un término engañoso, ya que no hablaremos aquí de Godard, de Truffaut, o de Chabrol, ni guarda ninguna relación con los realizadores que revolucionaron Les Cahiers du cinéma. No, desgraciadamente, lo de la nouvelle vague viene a cuento de la nueva ola, la quinta en la versión del ministerio de sanidad francés, sexta en otros países europeos – no nos ponemos de acuerdo ni en eso – que ha obligado al gobierno galo a tomar nuevas medidas restrictivas para hacer frente al enésimo embate de la pandemia que amenaza la celebración de las fiestas de fin año. El/la covid, como en aquel clásico anuncio del turrón, también vuelve a casa por Navidad.

Una nueva ola que además no llega sola ya que casi simultáneamente a la explosión de los casos en el viejo continente, hemos podido constatar la entrada en escena de la inquietante variante Ómicron. El anuncio del gobierno hace unos días, tras la reunión del Consejo de Estado, va en dirección de un reforzamiento de los gestos barrera para tratar disminuir la propagación del virus (obligatoriedad de las mascaras en el interior de los espacios públicos, y en el exterior en zonas de aglomeraciones, sin olvidar el uso del gel hidroalcohólico, y mantener la distancia física entre personas, el famoso metro y medio o dos metros), pero no solo eso. Ahora más que nunca se pone el acento en la vacunación, la extensión de la tercera dosis y no solo a los mayores de 65, sino abierta a todos progresivamente a partir de diciembre y de enero, y sin esperar a los 6 meses de intervalo tras la segunda, con 5 vale. Todo ello junto a la obligatoriedad – aviso a los navegantes, viajeros de puente y aficionados a la nieve –de presentar el pasaporte sanitario europeo para poder entrar en bares, restaurantes, salas de espectáculo, museos, cines y que también será necesario para acceder a las estaciones de esquí durante las próximas vacaciones. Y atención al dato, los test PCR ven reducida su validez a 24 horas, al contrario de las 72 horas en vigor hasta ahora. El mensaje no puede ser más claro, vacuna, vacuna y más vacuna. Y más que nunca ahora que sabemos que la variante Ómicron circula ya en Europa. Una variante que aparece como altamente contagiosa, sin que podamos de momento confirmar su mayor virulencia. Aunque lo más preocupante es conocer si las vacunas vigentes actúan eficazmente como escudo protector ante esta nueva variante. En caso contrario, terrible hipótesis, sería, como cantaba Julio Iglesias, un volver a empezar.

Pero, llegados a este extremo, a mí, personalmente, lo que me desconcierta es que entre la Delta y la novedosa Ómicron, tenemos 10 grafemas en el alfabeto griego. Y la pregunta es: ¿que ha sido de las variantes entre ambas letras? Un extraño missing, como si la asombrosa capacidad de mutación del covid-19, no fuera con nosotros.

Entre tanto, y como las malas noticias no suelen llegar solas, el ultra Eric Zemmour ha oficializado su candidatura a las próximas presidenciales. Para la ocasión, ha querido asegurarse el impacto innovando en las maneras con un videoclip difundido en las redes sociales, en el que el polemista en cuestión aparece frente a un micro vintage, y una impresionante biblioteca como telón de fondo. Como rememorando el momento histórico, en tiempos de guerra, del mensaje lanzado por De Gaulle desde la BBC a los franceses en junio de 1940. Un vídeo de 10 minutos, con la Séptima de Beethoven como banda sonora, salpicado de imágenes chocantes, reflejo del caos que reina según él en el país, y de ahí la necesidad urgente de actuar. Las críticas no se han hecho esperar y le han llovido palos de todos lados, tanto en la voz de otros candidatos/partidos políticos rivales, como de un amplio sector del electorado, pero que le han servido para volver a la primera línea de la actualidad en un momento en que parecía que su imagen empezaba a difuminarse, perdiendo impulso y apuntando a la baja en todos los sondeos.

Pero no quiero dejarles con mal sabor de boca y cerraré el artículo con la única buena noticia de la última semana, la entrada en el Panteón el pasado martes 30 de noviembre de la gran, en todos los sentidos, Joséphine Baker, la sexta gran dama en acceder con todos los honores a este mítico templo laico francés.

Compartir el artículo

stats