Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Para empezar

Esperar lo inesperado

"Debemos esperar lo inesperado, porque sucede". Tendríamos que colocar un cartel con esta frase en un lugar donde la pudiéramos leer cada día. Esto lo dice el epidemiólogo estadounidense Anthony Fauci respecto a los brotes de coronavirus, y en solo seis palabras condensa la lección que deberíamos haber aprendido ya: tenemos que prepararnos para lo posible, porque hemos comprobado amargamente que la convicción de que a nosotros no nos puede pasar lo que a China no fue una buena estrategia frente a la pandemia. Ahora que ya sabemos que pese a nuestra prepotencia occidental el virus no se para en las fronteras, y que desbarata los países en cuestión de días, conviene no olvidarlo.

Especialmente en este momento, cuando estamos jugando a la ruleta rusa con la recuperación de la movilidad internacional sin que los turistas y otros viajeros se sometan a pruebas para detectar si están infectados y van propagando el Covid-19 sin saberlo. Así que cuando nos agobie la mascarilla y pensemos en pretextos para no llevarla, y critiquemos la decisión de extender su uso obligatorio, porque al fin y al cabo en Baleares la situación es buena y apenas hay casos, leamos la frase de Fauci. Puede suceder. Y si sucede ya será tarde para ponerse la mascarilla. El encierro será la única opción.

Compartir el artículo

stats