Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extranjeros en su propia lengua

Ahora que viajamos masivamente y que el mundo cada vez está más globalizado, todos hemos sentido alguna vez la sensación de impotencia y ansiedad que se siente al no poder entender lo que te están diciendo o a no poder expresar tus deseos o necesidades, a la inseguridad de no saber cómo actuar en determinadas situaciones, como pedir un taxi o una mesa en un restaurante, a no entender por qué todos ríen cuando tú solo has pillado algunas palabras sueltas€ Es un sentimiento bastante común de incapacidad, ansiedad, tristeza... Que además se agrava sobre todo si el interlocutor se impacienta o nos trata como incapaces porque no le entendemos o no nos sabemos explicar. Además, cuando lo que nos están diciendo se alarga en el tiempo y tenemos que escuchar a alguien durante más de un minuto en esa lengua desconocida, nos aburrimos y dejamos de prestarle atención, la cabeza se fuga y empezamos incluso a hacer otras cosas de manera impaciente, movemos un pie, tocamos cosas repetidamente, jugueteamos con el móvil, en definitiva, nos movemos. O decidimos usar la estrategia de parecer tímidos y no hablar con nadie, evitamos las miradas, nos escondemos en un rincón, e intentamos no tener que dirigirnos a nadie€

Esta situación, que seguro han reconocido, la viven y sienten cada día dos niños de cada una de nuestras aulas de infantil y primaria de Balears en sus propias lenguas, ya sea esta el mallorquín o el castellano. Presentan trastorno específico del lenguaje y, a pesar, de que es una dificultad muy frecuente, pasa desapercibida porque es oculta, no visible, y se manifiesta con síntomas muy sutiles y difíciles de detectar: pérdidas de atención, hiperactividad, retrasos académicos, problemas de habilidades sociales, timidez, y muy pocas veces, paradójicamente, con dificultades del lenguaje. Porque cuando hablamos de trastorno del lenguaje el problema es que la gente espera que sea un niño que no habla y la realidad, y el problema, es que los niños con trastorno específico hablan aunque su lenguaje no es suficiente para sustentar todas las exigencias que este mundo lingüístico les va a pedir: en la escuela aprender competencias como leer y escribir basadas en el lenguaje, o aprender contenidos nuevos que se transmiten y se deben explicar también con lenguaje, más adelante a relacionarse con los compañeros, entender los dobles sentidos, aprender las situaciones sociales, realizar entrevistas de trabajo, y un sinfín de actividades y situaciones que están mediatizadas por el lenguaje.

¿Qué futuro les esperan a estos niños que no comprenden en una escuela que no les entiende tampoco a ellos? Muy frecuentemente pasarán por niños tímidos a los que les falta madurar (¿será que los confunden son manzanas?), por lo que al fallar en el aprendizaje de la lectura se les hará repetir curso, normalmente primero o segundo de primaria (¡si no es que ya han repetido el último curso de infantil!) con lo que se añadirá el problema de adaptación a sus nuevos compañeros y de relación social, pero sin mejora en sus habilidades de lenguaje oral y escrito, y con el tiempo se les abocará al fracaso escolar y, finalmente, a trabajos poco especializados y que implican tareas manuales, a pesar de que pueden ser niños muy inteligentes, pero que sin ayuda se convierten en extranjeros en su propia lengua.

Así que cada vez que vean a un niño tímido o a un niño agresivo o a un niño que se mueve mucho cuando le hablamos o que habla poco piensen que quizás es un niño que tiene dificultades del lenguaje y que necesita ayuda para entender y para expresarse.

* Profesora titular de la UIB del departamento de Pedagogía Aplicada y Psicología de la Educación

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats