Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Cazafantasmas. Más allá': la agonía de una saga

La película de Jason Reitman carece por completo de la ironía, la irreverencia y la anarquía cómica que su modelo derrochaba

Una imagen de 'Cazafantasmas: Más allá'.

'Cazafantamas: Más allá' **

Dirección Jason Reitman

Intérpretes Carrie Coon, Paul Rudd, Finn Wolfhard, Mckenna Grace

Estreno 3 de diciembre de 2021

Si el título de ‘Cazafantasmas: Más allá’ de por sí da a entender que la saga a la que pertenece ya está muerta, todo cuanto sucede a lo largo de su metraje no hace sino confirmarlo. Después de todo, esta nueva entrega es tan solo un tosco ejercicio de explotación nostálgica, sobre el papel diseñado para complacer a los fans de ‘Cazafantasmas’ (1984) pero al mismo tiempo incapaz de entender qué fue lo que de entrada los hizo serlo.

Desde detrás de la cámara, en efecto, Jason Reitman -hijo de Ivan Reitman, director de esa icónica película original- recicla sin reparos el vestuario, los ‘gadgets’, los efectos especiales, la música y hasta algunas escenas y frases de diálogo pero, por lo demás, ‘Más allá’ carece por completo de la ironía, la irreverencia y la anarquía cómica que su modelo derrochaba. Prefiere funcionar como un remedo del tipo de aventuras juveniles en su día patentadas por los estudios Amblin, argumentalmente apoyado en padres ausentes e hijos desorientados y decidido a tocarnos la fibra sensible a toda costa. La diferencia es que aquí ese sentimentalismo tiene muy puco de sincero y muy mucho de manipulador; es solo una cínica estrategia para hacer a las nuevas generaciones partícipes de su obsesión por cosas que sucedieron casi cuatro décadas atrás, y de su desesperación por recapturar algo que, en realidad, ni siquiera entonces era tan especial. 

Compartir el artículo

stats