Uno de los puntos más conflictivos para los conductores a la hora de circular son las rotondas, ya que muchos parecen no conocer cuáles son las normas de su funcionamiento.

Los principales problemas que se encuentran los ciudadanos cuando se enfrentan a una glorieta son la elección del carril de entrada, la preferencia de paso y cómo realizar la salida.

Por ello, la DGT ha recordado, a través de su perfil de Twitter, las tres reglas básicas que hay que tener siempre presentes a la hora de circular por estas.

¿Cuáles son las preferencias de paso?

Según explica la normativa, todos los vehículos que se encuentran dentro de la glorieta, tienen preferencia sobre los que se van a incorporar a la misma. Además, en la llegada a la rotonda, los vehículos de la derecha tienen preferencia a la hora de incorporarse.

Aun así, existen algunas excepciones como que los coches de gran tamaño como camiones o autobuses, al no poder trazar correctamente los carriles de las rotondas debido a su longitud, tienen que atravesar varios de ellos simultáneamente. Asimismo, deben respetar la prioridad de los usuarios que circulan por el carril que necesita ocupar e indicar con el intermitente izquierdo ese desplazamiento, y seguidamente indicar con el intermitente derecho el cambio de dirección, como puede verse en la imagen.

De todos modos, si te encuentras en una situación similar, has de facilitarle la maniobra para garantizar la máxima seguridad de todos los vehículos.

En el caso de que te encuentres con un grupo de ciclistas, debes tratarles como si fueran un solo vehículo. Así, cuando el primero acceda a la rotonda, tendrás que esperar hasta que el último haya pasado para incorporarte.

Si hablamos de turboflorietas, es fundamental observar las marcas viales y los paneles antes de acceder para situarte en el carril adecuado. Si de lo contrario, no lo haces, no podrás tomar la salida correcta.

Debes salir siempre por el carril exterior

Los carriles de las rotondas se rigen por las mismas normas de circulación que los tramos rectos de las carreteras o autopistas, sin embargo, las glorietas cuentan con varias posibilidades de carril, por lo que debes incorporarte siempre en el más idóneo para la salida que vayas a tomar.

Para tomar una de las primeras salidas, lo recomendable es situarse en el carril de la derecha, pero si no es el caso, debes ubicarte en los carriles interiores para circular por la rotonda sin suponer una molestia al resto de vehículos. Cuando estés cerca de tu desvío, incorpórate en el carril exterior para salir fácilmente sin estorbar a los demás vehículos y sin provocar retenciones o accidentes.

Es importante que sepas que si no puedes cambiarte al carril exterior, debes hacer, obligatoriamente, una segunda vuelta a la rotonda para intentarlo de nuevo.

Señaliza el cambio de carril en cualquier caso

Así como especifica la DGT, nunca olvides señalizar la salida de forma adecuada con los intermitentes. Muchos conductores no los usan y esta práctica conlleva numerosos accidentes de tráfico.