Vox registrará esta semana una proposición de ley en el Parlament para la creación de la Oficina de Libertad Lingüística. Así lo ha confirmado Idoia Ribas, portavoz de la formación ultraderechista: "Vamos a acabar con la imposición del catalán y las políticas pancatalanistas del anterior Govern. Es una ley que registramos esta semana a fin de que esta oficina se pueda tramitar y empiece a funcionar a partir de enero de 2024".

En este sentido, Ribas ha defendido que el objetivo del nuevo organismo será la supervisión lingüística de todas las administraciones de Balears. "Los ciudadanos de las islas tienen que contar con garantías para emplear la lengua que quieran sin que haya impedimentos por parte de la Administración Pública. Los derechos lingüísticos no se están respetando actualmente". Respecto al coste que tendrá la creación de esta oficina, la portavoz de Vox defiende que "será mucho menor que la Oficina Anticorrupción, que será eliminada durante esta legislatura".

Una proposición que apoyará el Partido Popular, ya que está dentro del acuerdo de investidura firmado entre los populares y Vox. "Está dentro de los puntos acordados y nosotros vamos a cumplir con nuestra palabra. Será una oficina para defender los derechos lingüísticos de las dos lenguas que hay en Balears, tanto del catalán como el castellano", ha detallado el portavoz Sebastià Sagreras. Asimismo, ha añadido que, "más allá de que Vox lleve la iniciativa, nosotros trabajaremos en la redacción del texto y presentaremos las enmiendas necesarias".

Situación de "diglosia"

Por parte del partido socialista, el portavoz en el Parlament, Iago Negueruela se mostró muy crítico con esta oficina. "El PP está asumiendo el discurso de la extrema derecha y lo está incorporando a sus políticas. Defienden que Balears está en una situación de bilingüismo, pero realmente estamos en una situación de diglosia. No hay ningún problema con el uso del castellano en las instituciones", ha expresado Negueruela. Asimismo, ha querido recalcar que "Vox habla mucho de la Constitución pero no de la protección de las lenguas que ha determinado el Constitucional. La extrema derecha quiere eliminar el catalán y el PP se lo ha comprado".