Una fatídica enfermedad ha acabado de forma casi repentina con la vida de una de las periodistas históricas de la información política en Mallorca. Virginia Eza Garcés con sus crónicas escribió la actualidad política de esta tierra, desde Gabriel Cañellas, pasando por Maria Antònia Munar, contó a los mallorquines la llegada del primer Pacto de Progreso y la alocada legislatura de José Ramón Bauzá. Todo ello en las páginas de Diario de Mallorca. El mundo del periodismo de Mallorca y de fuera la isla llora hoy a la desaparición de Virginia Eza, que en los últimos tiempos era la responsable de comunicación del departamento de Carreteras del Consell de Mallorca. Todos ello después de pasar casi 30 años en la redacción de Diario de Mallorca.

Virginia Eza nació en Pamplona (Navarra) y estudió Ciencias de la Información en la Universidad de Navarra. En aquella época llegó a Mallorca un notable grupo de periodistas navarros para trabajar en los medios mallorquines. Incluso les llamaban el "clan Navarro" del periodismo Balear. En 1989 llegó Virginia Eza a la isla junto a otros periodistas de su tierra y empezó a trabajar en el periódico El Día. Unos años después pasó al desaparecido diario Baleares, después de formar parte de la redacción de La Voz empezó en 1995 en Diario de Mallorca. Primero en departamento de Especiales y a los pocos años asumió la información política. Periodista rigurosa que tenía una habilidad especial para las entrevistas. Son recordadas las que realizó tanto al expresident Francesc Antich como al propio José Ramón Bauzá. En esta última fue cuando destapó las verdaderas intenciones de Bauzá de recortar la normalización lingüística en Baleares. Virginia Eza está allí para contarlo. Toda su vida profesional la desempeñó en Mallorca y en su mayor parte en este diario.

Virginia Eza conversando con Francesc Antich en los exteriores del Parlament durante el primer Pacto de Progreso

La presidenta del Govern, Francina Armengol; la del Consell, Catalina Cladera; el conseller insular de Movilidad, Iván Sevillano, con quien Eza trabajó codo con codo en su última etapa, han mostrado su dolor por la pérdida de la periodista. Asimismo, toda la clase periodística de Mallorca y los compañeros de Diario de Mallorca que trabajamos muchos años con ella no salimos de la conmoción por tan sensible pérdida.