Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Meteorología

Mallorca sufre ya su ola de calor más larga y se prevé además que dure hasta el lunes

Las máximas (36º/38º) superan entre 4 y 6 grados las habituales en estas fechas (30º/32º) y se estima que el fin de semana llegarán hasta los 39

Caminar hoy por Palma requería de una intensa y constante hidratación. GUILLEM BOSCH

Todos los datos que aporta Miquel Gili, jefe de Predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Balears, invitan a hacerse fuerte en el interior del frigorífico. A grandes rasgos, estamos inmersos en la segunda ola de calor del año cuando mañana, día 20 de julio, justamente Santa Margalida lo enciende y, además, nunca antes se habían registrado más de dos olas de calor en un mismo estío

Por si lo anterior fuera poco alarmista, tampoco nunca antes una ola de calor ha durado más de seis días. Esta comenzó el pasado día 13 y los modelos predictivos detectan un ligerísimo descenso del mercurio a partir del lunes 25, momento en que podría darse por acabada esta segunda oleada canicular tras una duración de… ¡doce días! El doble de la duración máxima de estos episodios meteorológicos desde que se tienen registros.

Gili sigue aportando datos que sofocan con solo escucharlos. Si las temperaturas máximas habituales en estas fechas oscilan entre los 30 y los 32 grados, ahora el mercurio de los termómetros está ascendiendo hasta los 36 y 38 grados, entre cuatro y seis por encima de lo normal. 

Para colmo, el jefe de Predicción de la AEMET en Balears adelanta que estas máximas podrían elevarse este fin de semana, cuando la mayoría de la población ya no disfruta del momentáneo refugio que supone el aire acondicionado en el lugar de trabajo. Así, el sábado y domingo se podría alcanzar los 39 grados en diferentes puntos del archipiélago.

Olas de seis días como máximo

Otro factor adverso es la durabilidad de estos episodios de calor extremo. Gili apunta que las olas se suelen prolongar entre dos o tres días como máximo y que solo en dos ocasiones el calor extremo duró seis jornadas. Una de ellas se produjo entre el 29 de julio y el 3 de agosto de 2017, cuando se llegaron a alcanzar registros de 42,5º en sa Cabaneta (Marratxí) y 41,9º en Porreres. La otra, más cercana, se dio entre el 27 de julio y el 1 de agosto de 2020 cuando se registraron temperaturas máximas de 40,9º en Binissalem y de 40,6º en el Aeropuerto de Palma. 

Ambas, con el verano más avanzado que en la actualidad lo que hace temer que esta en la que estamos inmersos no será la última oleada de calor de este verano de 2022.

El día más caluroso

El jefe de Predicción de la delegación de la AEMETen este archipiélago no duda al ser preguntado por cuál ha sido el día más caluroso en la historia de Balears. Y este registro se dio a comienzos de un mes de julio, en concreto el día 3 del año 1994 cuando en la localidad de Muro los termómetros alcanzaron los 44,2 grados centígrados, temperaturas inéditas desde entonces a no ser que este verano se bata un récord que ya ha superado los 28 años de vigencia.

Esta marca no solo ha sido la más alta de la historia meteorológica de las islas sino, por descontado, la más elevada registrada en un mes de julio. Gili aporta otro dato más: el día más caluroso del que se tiene constancia en un mes de agosto se produjo el día 25 de ese mismo mes del año 2000 cuando en Manacor se alcanzaron los 42,6 grados.

Cada noche es tropical

Si hasta ahora hemos hablado de las temperaturas máximas, resta hacerlo sobre las mínimas, aquellas que se registran al caer el sol y que permiten a las personas conciliar el sueño y descansar tras una tórrida jornada.

Como se recordará, se denomina noche tropical a aquella en la que el termómetro no baja en ningún momento de los veinte grados centígrados.

Pues bien, el predictor jefe de la AEMET señala que en lo que llevamos de esta segunda ola de calor, de la que vuelve a subrayar que es la más larga de la historia de las Islas desde que se tienen registros meteorológicos, prácticamente todas las noches han sido tropicales.

«Hoy (en alusión a la noche del lunes a ayer, martes) en la estación meteorológica de Lluc se han alcanzado los 19,3 grados, 19,4 se han registrado en la UIB y 19,1 en Campos. Las temperaturas solo han bajado puntualmente de los 20 en algunos pueblos del interior de Mallorca, zonas donde suelen bajar más», concluye Gili recordando que mañana faltará exactamente un mes para que Sant Bernat la apague.

La elevada temperatura del mar anticipa un otoño cálido y movido

Otro factor que a menudo no se tiene en cuenta es la temperatura del agua del mar, que el jefe de Predicción y portavoz adjunto de la AEMET en Balears, Miquel Gili, alerta que en estos momentos ya se encuentra a 28 grados centígrados en superficie, valores que ni siquiera se alcanzan a finales del mes de agosto tras muchos días estando el espejo marino sometido a las radiaciones solares veraniegas.

«A finales de agosto, la temperatura del mar suele alcanzar unos valores máximos de 26 grados. Pues bien, tras estos días de intenso calor (la ola de calor actual dio comienzo el miércoles de la semana pasada), en esos momentos se encuentra a 28 grados, la más alta registrada en un mes de julio», advierte.

Esta temperatura del mar inusual tendrá como consecuencia más emisiones de vapor de agua a la atmósfera y, por tanto, un otoño más cálido. Como viene siendo habitual en los últimos años, en los meses de octubre e incluso noviembre se podrá seguir disfrutando de jornadas playeras.

Pero, alerta para concluir Miquel Gili, esas emisiones de aire caliente pueden chocar con masas de aire frío situadas a niveles más altos de la atmósfera provocando los temidos episodios de gotas frías y torrentadas que cada vez vienen siendo más habituales por estas latitudes.

510 muertos por el calor en España y ninguno de ellos aquí

Pese a que los datos recopilados por el referente sanitario de este país, el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), hablan de que en esta ola de calor, cuyo inicio a nivel nacional se ha fijado en el pasado día 10 (su comienzo se ha establecido el día 13 en este archipiélago), hablan de que desde esa fecha hasta el pasado sábado 16 ha provocado la muerte de 510 personas, la conselleria de Salud no ha confirmado, ni desmentido, ninguna defunción por el elevado calor entre la población más vulnerable.

Así, en el departamento de Patricia Gómez admiten que aún no han realizado ninguna estimación.

Si el pasado lunes este medio de comunicación preguntó al departamento de Salud Pública por los registros de casos de golpes de calor en este inicio de verano extremadamente caluroso y se le respondió que no se había notificado ningún caso en lo que llevamos de año, al serle trasladada hoy la cuestión de cuántas de estas 510 defunciones por las elevadas temperaturas se podrían haber producido en territorio insular, reiteraron que se remiten a las notificaciones por golpe de calor que les llegan desde hospitales y que, de momento, no se les ha remitido ninguna. Aventuraron que la ola de calor no ha sido, de momento, tan severa en Balears como en otras zonas de la península o de Europa.

El sistema de monitorización de la mortalidad diaria por todas las causas (MoMo), que coordina el ISCIII y que ha actualizado su desarrollo metodológico para informar de manera más específica sobre los cálculos y estimaciones del exceso de mortalidad, ha calculado que la actual ola de calor está siendo más mortífera que la de junio (del 11 al 18) que causó 370 muertos.

Compartir el artículo

stats