Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El valor anual de los inmuebles vendidos en Baleares marca un récord: 6.603 millones de euros

Las cantidades pagadas en 2021 superan el máximo histórico que se logró en 2006 y el sector vaticina que durante este año se alcanzará nuevamente una cifra similar a la el pasado ejercicio

Imagen de una promoción residencial en Andratx. ABINI

La cantidad no tiene precedentes: 6.603 millones de euros. Este es el valor de las transacciones inmobiliarias realizadas durante el pasado año en Balears, lo que deja atrás los 5.196 millones alcanzados en 2006, en el punto álgido de la burbuja inmobiliaria. Este dato, facilitado por la patronal ABINI y obtenido del ministerio de Agenda Urbana, refleja la intensidad que ha alcanzado la demanda de viviendas en las islas, con un aspecto a tener en cuenta: el presidente de la citada asociación, Hans Lenz, da como seguro que durante el presente ejercicio las ventas que se van a cerrar alcanzarán un valor similar, a la vista de la enorme demanda registrada durante los primeros meses de 2022.

La información facilitada por la Asociación Balear Inmobiliaria Nacional e Internacional, en la que se agrupan empresas con un notable peso en la venta de segundas residencias, refleja la situación excepcional que se está viviendo en el mercado de las islas a medida que se ha dejado atrás la pandemia y las restricciones. Porque esas transacciones de inmuebles por valor de 6.603 millones de euros casi duplican los 3.630 millones de 2020, en lo más duro de la covid, pero dejan también muy atrás los 4.147 millones de 2019.

Si nos ceñimos a Mallorca, el citado valor de las operaciones inmobiliarias realizadas durante 2021 fue de 5.088 millones de euros, frente a los 2.725 millones de 2020.

La información aportada por ABINI refleja otros datos igualmente significativos. Esos 6.603 millones de euros obtenidos en el archipiélago durante el pasado ejercicio son fruto de la venta de 17.502 inmuebles, una cifra que queda muy atrás de las 25.826 transacciones realizadas en 2006. La diferencia es que las viviendas que se están comercializando en estos momentos son, de media, muchísimo más costosas, lo que explica que el valor económico haya supuesto un récord histórico, según pone de relieve Hans Lenz.

Otro aspecto a destacar es que el 40% de estas adquisiciones han sido realizadas por extranjeros. Teniendo en cuenta que muchos de ellos se centra en la compra de segundas residencias, desde esta patronal se reconoce que no es en absoluto descartable que más de la mitad del dinero que se ha movido en el mercado inmobiliario balear durante el pasado año tenga su origen en ciudadanos no españoles.

El presidente de ABINI señala que la pandemia y sus restricciones han multiplicado el interés de muchos ciudadanos europeos por contar con una vivienda en Balears, a lo que se suma en estos momentos la imagen de las islas como destino seguro y alejado del conflicto en Ucrania.

Hans Lenz destaca que este impulso está haciendo que el sector inmobiliario y de la construcción supongan alrededor de un 25% del PIB balear, y explica además el superávit que el Govern está consiguiendo en la recaudación de impuestos, de la mano del de Transmisiones Patrimoniales.

Pero un punto sobre el que hace hincapié es en que en su opinión resulta absurdo pretender responsabilizar a los extranjeros y a sus adquisiciones de segundas residencias del encarecimiento de las viviendas en las islas, y defiende que el problema radica en que no se están edificando residencias a precio asequible, al margen de las adquisiciones ‘premium’ que realizan muchos ciudadanos de otras nacionalidades.

Según el presidente de ABINI, se ha llegado a la situación actual porque ni el actual Govern ni los anteriores «han hecho los deberes» para lograr que se edifiquen residencias cuyo precio se mueva en torno a los 200.000 euros para las clases medias, pese a reconocer que el Ejecutivo de Francina Armengol ha sido el más ambicioso a la hora de impulsar viviendas en alquiler para las clases más desfavorecidas a través del IBAVI, aunque a un ritmo que se demuestra como claramente insuficiente. En su opinión, deberían desarrollarse políticas para impulsar la disponibilidad de suelo para este tipo de inmuebles, y adoptarse medidas como permitir edificios de más alturas y pisos de menor tamaño, en línea con lo reivindicado por los promotores inmobiliarios.

Hans Lenz pone de relieve que esta situación terminará teniendo un coste muy importante para la sociedad balear, como se refleja en aspectos como la escasez de trabajadores o la caída en la emancipación de los jóvenes.

El presidente de la Asociación Balear Inmobiliaria Nacional e Internacional (ABINI), Hans Lenz, reclama a todos los partidos políticos que elaboren un plan para la promoción urgente de al menos 5.000 viviendas de precio asequible, y que presenten sus medidas para conseguirlo antes de la elecciones autonómicas que se van a celebrar durante el próximo año, al considerar que este tema debe de ser considerado como uno de los problemas más importantes a los que se enfrentan actualmente las islas.

Compartir el artículo

stats