Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BBVA sitúa a Baleares como líder del crecimiento económico y «motor» de España

La entidad pronostica incrementos del 7,1% para este año y del 5% para 2023 y considera que a finales de este último ejercicio se habrá recuperado la riqueza que se generaba antes de la pandemia

BBVA sitúa a Baleares como líder del crecimiento económico y «motor» de España

Baleares ha sido la autonomía más castigada durante la pandemia, pero ahora se ha convertido en un «motor» de la recuperación de España, y va a ser la que va a registrar el mayor crecimiento económico de todo el país durante el periodo comprendido entre 2021 y 2023, según ha destacado este miércoles en Palma el director de la Territorial Este de BBVA, David Conde, durante la presentación del último informe elaborado por esta entidad sobre la situación del archipiélago, con unos datos que calificó de «ilusionantes».

El economista jefe de BBVA Research, Miguel Cardoso, ha indicado que el crecimiento estimado durante el pasado año se cifra en un 10,5%, mientras que para el presente ejercicio se prevé un alza del 7,1%, y en 2023 esta tasa se situará en el 5%.

Estos porcentajes casi duplican el incremento medio de España y son los más elevados de todo el país, con la única excepción de este año, en el que Canarias ocupa el primer puesto con un alza del 8,7% según las previsiones de este organismo. Con este ritmo de crecimiento, BBVA estima que las islas podrían alcanzar a finales de 2023 el nivel de riqueza que generaban antes de la pandemia.

En creación de empleo el archipiélago va a registrar aumentos superiores a los de la media estatal, con tasas del 3,6% este año y del 3,3% durante el próximo, también casi doblando la media estatal, con el matiz de que en este caso el mercado laboral balear ya se ha colocado por encima de los niveles de 2019.

La estimación de BBVA es que las islas creen unos 39.100 empleos entre 2021 y 2023, lo que permitiría situar la media de la tasa de paro por debajo del 10% al cierre de este último año.

La clave de este impulso económico en las islas viene de la mano, lógicamente, del turismo, principal beneficiado del recorte en las incertidumbres relacionadas con la salud, pero también de la bolsa de ahorro que se ha ido generando durante la pandemia debido a las limitaciones en el gasto que conllevaron las restricciones, y que ha permitido que esas reservas se sitúen en máximos históricos. Este dinero esta impulsando ahora una reactivación del consumo.

Esta bolsa de dinero depositado en los bancos está favoreciendo también la adquisición de viviendas en las islas, en muchos casos como inversión, y con un peso muy importante de la demanda extranjera, que se cifra en un 35% de las adquisiciones realizadas. Además, la escasez de producto está impulsando sus precios al alza.

En este impacto positivo sobre la economía balear se señala la prevista puesta en marcha de las inversiones a financiar con fondos de la Unión Europea y la gestión de las ayudas impulsadas desde las Administraciones central y autonómica.

Un punto destacado por los responsables de BBVA es que Baleares, por su economía vinculada al sector servicios, y más concretamente al turismo, se está demostrando menos vulnerable al encarecimiento de los productos energéticos que otras zonas del país, como quedó reflejado con la intensa actividad conseguida durante la Semana Santa. Sin embargo, no se oculta que el impacto de la guerra en Ucrania está haciendo que también su reactivación económica se vea lastrada y pierda algo de velocidad.

Aunque se ha insistido en que las previsiones para las islas son muy positivas, no se oculta la existencia de riesgos en el horizonte.

Para empezar, se señala que la incertidumbre generada por la covid, aunque se ha reducido, sigue existiendo, ante la posibilidad de que surja una nueva cepa que limite la movilidad.

A ello se suma la fuerte inflación existente y las incertidumbres en torno a la política económica durante un periodo preelectoral.

En el caso de la guerra de Ucrania, se indica que una de las principales dudas que se abren es el impacto que va a tener sobre la economía alemana y, consecuentemente, sobre el turismo de esa nacionalidad que va a llegar a las islas, ya que en el caso de que la repercusión siga siendo mínima, el archipiélago podría alcanzar tasas de crecimiento superiores a las que por el momento prevé BBVA, según se ha reconocido.

Las previsiones de BBVA muestran apreciables diferencias respecto a las que mantiene el Govern, ya que la estimación de crecimiento económico que hace este último para este año se sitúa en un 12,1%, mientras que la de la citada entidad financiera la rebaja hasta el 7,1%. Además, el Ejecutivo balear pronostica que a finales del presente ejercicio se habrá recuperado la riqueza que se generaba en 2019, mientras que BBVA retrasa esta fecha hasta finales de 2023, en línea con la patronal CAEB.

Compartir el artículo

stats