Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BOULEVARD

Sa Fortalesa de Pollença apunta hacia Noruega

Con las grandes superficies de Mallorca en manos extranjeras, se acelera el desembarco de los grandes fondos buitres para adueñarse de las cadenas hoteleras supervivientes

Rafa Nadal y Xisca Perelló se casaron en sa Fortalesa antes de que la finca mirara en dirección a Noruega. RAFA NADAL FUNDACION

Los lunes, Maria Frontera y su Federación Hotelera juran que la Ley de Turismo es buena y que la guerra de Ucrania llenará los hoteles de Mallorca, los martes aseguran que la Ley de Turismo es buena pero que la guerra de Ucrania vaciará los hoteles de Mallorca, los miércoles garantizan que la Ley de Turismo es mala pero que la guerra de Ucrania llenará los hoteles de Mallorca, los jueves defienden que la Ley de Turismo es mala y que la guerra de Ucrania vaciará los hoteles de Mallorca. El fin de semana, los expertos hoteleros intentan descansar de tanta esquizofrenia.

Corría febrero, y todavía no lo hemos alcanzado, cuando supimos que algo se movía en sa Fortalesa de Pollença, a más de treinta mil euros por evento y que no pasará a la historia porque allí pintaron Sorolla o Anglada Camarasa, sino porque albergó la boda de Rafa Nadal y Xisca Perelló presidida por Juan Carlos I y Sofía I. Otros grandes hombres allí desposados fueron Rudy Fernández y Gareth Bale, el precio incluye unas noches de residencia en la holgada propiedad.

De inmediato nos pusimos en contacto con Lord James Lupton, propietario de la fortaleza hexagonal sobre el promontorio tras haberla adquirido una década atrás a un compatriota por una suma entre treinta y cuarenta millones de euros. A tal efecto remitimos el siguiente correo electrónico a la dirección personal del terrateniente, en la Cámara de los Lores del Parlamento británico:

«Buenas tardes, Lord Lupton.

«Somos un periódico radicado en Mallorca.

«Hemos oído que su finca sa Fortalesa está a la venta o ha sido ya vendida por una cantidad alrededor de los 55 millones de euros.

«Nos gustaría preguntarle si esta información es correcta.

«Gracias anticipadas por su amabilidad».

Como era de prever, nuestra amable a la par que incisiva solicitud de información en aras de garantizar la veracidad de nuestras pesquisas quedó sin respuesta por parte del banquero, que fue tesorero del Partido Conservador británico. Los acontecimientos se han precipitado, y sa Fortalesa apunta hacia el Norte. Si se proyecta el apéndice de la Punta de l’Avançada en dirección septentrional, se atraviesan Francia y la tópica Alemania. Sigan avanzando y llegarán al legendario país de la Sigrid de Thule del Capitán Trueno. A Noruega, y allí nos detendremos de momento.

Sa Fortalesa señala desde Mallorca hacia Noruega, tres y cuatro grados de longitud Este respectivamente, a cambio de una suma por encima de los sesenta millones de euros. Se cumpliría así el objetivo de doblar la cifra abonada en la anterior compraventa. El magnate llegado desde las brumas escandinavas aterrizó en avión privado en Son Sant Joan, se dirigió hacia Pollença, examinó la propiedad y fuese, dejando los pormenores en manos de sus lugartenientes.

El petróleo ha creado grandes fortunas en Noruega, y estamos hablando de uno de los hombres más ricos del país. El multimillonario que ha enfocado sa Fortalesa hacia Septentrión no ha regresado desde la visita exploratoria. Una de las condiciones que impuso fue la discreción absoluta sobre el desarrollo de la operación. Lord Lupton ha enriquecido las nueve hectáreas de su propiedad con otros diez mil metros adyacentes de litoral, que sirven de embarcadero a sus invitados y poderosos clientes.

Todo el mundo quiere comprar Mallorca, pese a estar inundada de mallorquines. Nórdicos y estadounidenses pugnan hoy por las joyas inmobiliarias, esperen con ansia a nuestra próxima entrega dominical. Y con sa Fortalesa mirando hacia Noruega, Formentor en manos mexicanas, y el litoral del Levante comprado por los hermanos judeobritánicos Reuben, por detrás llegan los grandes fondos buitres para adueñarse de las cadenas hoteleras supervivientes.

Nadie puede considerarse un base de baloncesto si no ha soportado el marcaje agobiante, de cuerpo entero, con la entrega que derrochaba en cada actividad deportiva, de Tolo Quetglas. Sigue habiendo en Mallorca personas que crean vínculos de comunidad, aunque por desgracia solo lo advertimos con motivo de su muerte. Lo celebran como ciclista y montañero, pero horas antes de las decenas de partidos en que nos enfrentamos, me entraban sudores de pensar que tenía que someterme con un balón en las manos al escrutinio de un hombre envidiable porque expresó al máximo las potencialidades de su cuerpo. A cuerpo.

Reflexión dominical asimilada: «El parecido marca las diferencias».

Compartir el artículo

stats