Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La discoteca acusada de homofobia en Palma: "Es un hecho aislado, pero tomaremos las medidas necesarias"

El local Backstage sostiene que no dejó entrar al joven por motivos de aforo, ajenos a su vestimenta u orientación

El vigilante del Backstage, en el vídeo que grabó el grupo de amigos el sábado por la noche.

La discoteca Backstage Palma, acusada ayer de homofobia por un usuario en redes sociales, ha salido al paso para aclarar que lo ocurrido la noche del pasado sábado fue «un hecho aislado», apuntan fuentes del local, pues no tienen «ningún problema con el colectivo LGTBI» y, lejos de eso, aseguran «colaborar en eventos y fiestas que organiza la comunidad».

Respecto a los hechos ocurridos el fin de semana, la empresa sostiene que al joven se le prohibió la entrada «por motivos de aforo», ajenos a su vestimenta u orientación sexual. Así, rechazan «por completo» la posibilidad de que se le prohibiera la entrada por su condición homosexual, y lo atribuyen a razones de la capacidad del establecimiento, actualmente limitada por las restricciones contra la covid: «A nosotros nos obligan, pero a veces la gente no lo entiende y protesta», alegan estas mismas fuentes.

No descartan, sin embargo, que la propia prohibición pudiera derivar en momentos de tensión en los que ambas partes (el grupo de amigos y el vigilante de seguridad) se dirigieran mutuamente palabras inapropiadas, por lo que llegarán «al fondo de la cuestión» para averiguar lo que ocurrió con exactitud.

Un joven denuncia un caso de homofobia en una discoteca del Paseo Marítimo de Palma

Un joven denuncia un caso de homofobia en una discoteca del Paseo Marítimo de Palma

En este sentido, Backstage afirma que ya se han iniciado las gestiones internas, así como las consultas y asesorías laborales, para «tomar las medidas legales oportunas», si es que llegaran a hacer falta, contra el trabajador acusado. 

En cualquier caso, la discoteca recuerda que lleva «años en el mundo del ocio» y «con una trayectoria impecable» que la alaba. Del mismo modo, también alude a la «cantidad de conflictos y enfrentamientos» que se producen cada fin de semana a las puertas de los locales nocturnos, y que el personal de seguridad «tiene que afrontar» como parte de su trabajo.

Por su parte, el joven Jaume V. aseguró el lunes a este periódico haber sufrido un trato «despectivo» e insultos acerca de su condición sexual por parte de un vigilante la noche del sábado al domingo, hechos que la empresa inspeccionará en el ámbito interno para tomar parte en el asunto.

Compartir el artículo

stats