Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obituario

Adiós a Jaime Canudas, personaje esencial de la Transición en Mallorca y fundador de ASIMA

El que fuera conseller de Turismo del gobierno preautonómico, vicepresidente del Consell, consejero delegado de Diario de Mallorca y fundador e impulsor del Polígono de Son Castelló, ha fallecido hoy en Palma a la edad de 91 años

Jaime Canudas

Jaime Canudas (Palma, 1930), personaje esencial de la Transición en Mallorca, hombre culto y de talante liberal, impulsor de numerosos proyectos empresariales, ha fallecido hoy en Palma a la edad de 91 años. El funeral se celebrará el jueves, 9 de diciembre, a las 19.00 horas, en la basílica de Sant Miquel, en Palma.

Canudas fue Jefe de Aduanas en Baleares, departamento provincial al que fue destinado con tan solo 23 años, conseller de Turismo en el primer primer gobierno preautonómico y vicepresidente del Consell de Mallorca con Jeroni Albertí, como independiente dentro de la UCD de Adolfo Suárez, porque nunca quiso afiliarse a ninguna formación política, pero sí participar de la ilusión colectiva por consolidar la joven democracia española.

Fue además, diez años antes, uno de los fundadores e impulsores de la creación del polígono de ASIMA, lo que hoy es el Polígono de Son Castelló, una iniciativa pionera en España que tuvo que enfrentarse a las reticencias no solo del régimen franquista si también a las propias autoridades municipales. Y que con el concurso de Canudas consiguió ser alumbrada en 1964 y luego se convirtió en un modelo para toda España.

Jaime Canudas, con los responsables de la publicación conmemorativa de los cincuenta años de ASIMA MANU MIELNIEZUK

Su compromiso con la democracia es indisociable de su labor como consejero delegado de Editora Balear, empresa editora de Diario de Mallorca, hasta el año 1992, cuando la familia March vendió la cabecera a Prensa Ibérica.

Su respeto por la libertad de expresión, el ejercicio del periodismo y su fidelidad a esta cabecera fueron constantes durante toda su vida. Quizá por eso, en la noche más oscura, la del 23-F de 1981, cuando el inicio del proceso democrático se puso en peligro, quiso estar al pie del cañón en el diario. "Aquella noche de incertidumbres, con toda la tensión del intento de golpe de Estado de Tejero y el director Xim Rada en Madrid, Jaime Canudas se puso al frente del Diario de Mallorca", recuerda el periodista José Jaume, que vivió intensamente aquella larga jornada en la vieja sede del diario de la calle Conflent.

Con Jordi Pujol y Jeroni Albertí en la sede del Consell de Mallorca Diario de Mallorca

José Jaume cuenta que Canudas quiso estar presente en la redacción hasta que los ejemplares del día siguiente salieron impresos de la rotativa con el fracaso del golpe militar. Pero a la vez quiso hacerlo sin ninguna indicación, interferencia o cortapisa al trabajo de la redacción. "Nos dijo, señores, hagan su trabajo. Yo estoy aquí por si alguien debe responder ante la autoridad", recuerda el periodista, en un momento en el que no se sabía si la autoridad seguiría siendo civil o militar. "Incluso cuando Andrés Ferret le presentó el artículo editorial del diario, titulado "Rey y Constitución: Paz en la calle", prefirió no leerlo, repitiendo de nuevo: "No soy periodista, yo solo estoy aquí para defender el diario si es necesario", rememora el periodista. "Se portó de una forma extraordinaria, incluso se ocupó de encargar la cena para toda la redacción mientras mantenía comunicación telefónica con Xim Rada. Me emociona recordarlo. Ojalá la derecha actual contara con personalidades de la altura de Jaime Canudas".

Su familia recuerda que, aunque se jubiló en 1995, no abandonó del todo la actividad profesional. Y seguía formando parte del consejo de administración de una empresa hotelera local, que le había convencido para que mantuviera su actividad. También recuerda su amor por Mallorca que nunca quiso abandonar, su talante social, su afición por relacionarse con personalidades muy diversas desde el punto de vista social y político, su devoción por la familia, los hijos, los nietos. Y una pasión secreta, la Gemología, que incluso llego a estudiar.

Jaime Canudas estaba casado con Ana Pujol Pons Pons y tenía seis hijos: Jaime, María, Bea, Nacho, Silvia y Ana.

Compartir el artículo

stats