Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Contracorriente | Últimos retoques en el palacete de Michael O’Leary en Palma

El continuo trajín ayer en la céntrica calle Sant Jaume tenía como finalidad equipar Can Armengol, el casal del siglo XVI adquirido por el magnate de Ryanair

Últimos retoques en el palacete de Michael O’Leary en Palma

Últimos retoques en el palacete de Michael O’Leary en Palma R. Sanz

Varios camiones de mudanza, enormes cajas con frágiles objetos en su interior de la lujosa tienda de mobiliario y decoración parisina Pierre Agustin Rose, incluido el sofá modelo 190 con tapizado de Pierre Frey Teddy, y un continuo trajín de operarios ultimaban ayer la reforma del casal mallorquín Can Armengol, adquirido hace tres años por Michael O’Leary, el consejero delegado de la aerolínea Ryanair. Los retoques finales en el palacete de cerca de 3.000 metros cuadrados obligaron a cortar el tráfico residencial en buena parte de la calle Sant Jaume de Palma, donde está ubicado el inmueble originario del siglo XVI.

Además del mobiliario y un cuadro de varios metros de altura y longitud, también se introdujo material de marmolería; y dentro del casal se podían ver cristaleras aún sin colocar en sus respectivas puertas mientras el personal de limpieza se afanaba en quitar el polvo y el resto de residuos que deja una obra de tal envergadura. Los trabajos comenzaron hace dos años con la consolidación de la cubierta tras el visto bueno de la Comisión de Centro Histórico de Cort y Patrimonio del Consell para ejecutar la rehabilitación integral que ahora toca a su fin.

El arquitecto responsable de la reforma, Claudio Hernández, dijo en su momento que el proyecto es «lo más afín posible al origen del inmueble» y se ha nutrido de los hallazgos que descubrió durante las catas arqueológicas. Gracias a dichas excavaciones, obligatorias en el casco antiguo debido a que es un edificio catalogado, salieron a la luz elementos medievales que se encontraban ocultos por revestimientos posteriores, de hasta el siglo XX, a causa de las diferentes reformas que sufrió.

Can Armengol, denominada así por sus primeros propietarios, seguirá teniendo uso residencial, aunque se desconoce si será para que la cara más visible de Ryanair pase en Mallorca temporadas de relax o se alojen en el casal otros exclusivos huéspedes.

Compartir el artículo

stats