Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleares y Valencia unen esfuerzos para mejorar el estado del Mediterráneo

Las dos administraciones inician un proyecto común para facilitar la sostenibilidad ante los cambios bruscos que está sufriendo el mar

El conseller Mir, junto a su homóloga valenciana, Mireia Moyà, ayer en Palma. | J.F.M.

El conseller Mir, junto a su homóloga valenciana, Mireia Moyà, ayer en Palma. | J.F.M.

Los gobiernos de Balears y Valencia se han comprometido a impulsar un frente común y marcar una hoja de ruta para desarrollar políticas medioambientales, con el principal objetivo de proteger el Mediterráneo. Los consellers Miquel Mir y Mireia Moyà, junto a sus respectivos equipos, realizaron ayer una reunión de trabajo en Mallorca para establecer las pautas que se seguirán, ya que ambos ejecutivos desarrollan una política similar para conseguir la sostenibilidad del territorio, tanto terrestre, como marino.

El conseller balear Miquel Mir explicó que el Mediterráneo se está convirtiendo en una de las zonas marinas más afectadas por el cambio climático. Para demostrar esta dramática situación explicó, por ejemplo, que desde hace dos años se están detectando tortugas que están enterrando sus huevos en las playas de Balears, cuando esta situación no se había producido nunca. La tortuga busca un ambiente idóneo para que nazcan sus crías, por lo que el clima de Balears, al calentarse en los últimos años, favorece esta cría. Mir habló de la necesidad de invertir en la denominada economía azul, que pasa por una potente política de reciclaje de las materias, para evitar que los objetos de un único uso, como pueden ser las botellas de plástico, terminen contaminando las aguas del Mediterráneo.

Canal marítimo

El conseller balear de Medio Ambiente anunció el compromiso con su homóloga de Valencia para trabajar en un proyecto, que se centrará en lograr la protección del canal que une ambas comunidades autónomas.

La consellera valenciana Mireia Moyà también describió un panorama muy negativo de la situación que padece el mar Mediterráneo y afirmó que ya se encuentra «en tiempo de descuento porque está sufriendo los efectos negativos del cambio climático». Coincidió con Mir en que la presencia del proceso de las tortugas al depositar sus huevos en zonas costeras del Mediterráneo «es un claro indicador de este cambio, ya que estas especies no deberían estar en nuestra zona». La consellera también se mostró muy preocupada por la cantidad de residuos, sobre todo plásticos, que se siguen encontrando en el mar, lo que pone en peligro la existencia de muchas especies marinas. Señaló por ello que debemos pasar de la economía azul, a la economía verde, que apuesta por el reciclaje del material. Afirmó que España se encuentra muy lejos de los planteamientos que se están exigiendo desde Europa, que apuesta por una eliminación drástica de los residuos y por una política de reciclaje, que ayude a la sostenibilidad del medio ambiente.

Los dos responsables políticos coincidieron en que los presupuestos que se invierten en estos momentos para estos proyectos son insuficientes. Ambos gobiernos apuestan por una política de reducción de residuos y los que se generen hay que introducirlos de nuevo en el sistema. Así se logra prolongar la vida útil de estos materiales. Explicaron que en estos momentos el 50% de los productos que se consumen se convierten en residuos y terminan arrojados en los vertederos.

Por esta razón, el conseller Mir afirmó que en estos momentos no basta con buscar fórmulas para reciclar, sino que ya se ha entrado en la época en la que hay que apostar por reutilizar. Es decir, volver a darle uso a todos los productos que son de un solo uso, que producen altos niveles de contaminación, sobre todo si se lanzan al mar. Pero para lograr este ambicioso objetivo, según el conseller balear, es necesario apostar por una política firme con la que se consiga el objetivo de reutilizar y para ello se están desarrollando tres líneas de subvenciones, que se invierten en mejoras de la gestión de los residuos. El conseller anunció que el Gobierno de Madrid ha transferido 16,5 millones de euros a Balears para que se inviertan en estas políticas de gestión de residuos. Mir destacó como un hecho muy importante que a la hora de repartir este dinero público, se ha tenido en cuenta sobre todo la generación de residuos de cada comunidad autónoma y no el nivel de población censada. La conselleria de Medio Ambiente trabaja con otras administraciones, sobre todo locales, para que mejoren esta gestión, con el objetivo de cumplir los requisitos que se están exigiendo desde Europa.

Compartir el artículo

stats