Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueve de las diez camas de críticos para pacientes covid-19 de Son Espases ya están ocupadas

El jefe de la UCI del hospital universitario, preocupado porque ahora sí necesitan plazas para otras patologías

Imagen de archivo de dos sanitarios en la UCI de Son Espases.

El jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Son Espases, el doctor Julio Velasco, se mostró ayer preocupado porque en estos momentos tienen ocupadas nueve de las diez camas de cuidados intermedios habilitadas para pacientes con covid-19.

«Y el problema es que no podremos recurrir a las unidades específicas de la UCI porque también estamos atendiendo mucha patología no covid. Estamos teniendo muchos politraumatismos y pacientes con patología cardiovascular. No estamos ante la misma situación que meses atrás donde aparte de la covid-19 no había apenas otras patologías», explicaba la diferencia.

Como anécdota, el jefe de la unidad reveló que recientemente a una joven que ingresó con politraumatismos tras un accidente de tráfico se le tuvo que ubicar en la zona de críticos covid tras confirmarse su contagio con una prueba rutinaria de control.

Como se recordará, Son Espases cuenta con dos unidades de cuidados intermedios de 6 camas cada una, diez de las cuales se están dedicando a patología covid y quedarían un margen de otras dos. Habida cuenta que el resto de boxes están siendo utilizados con las patologías para los que han sido pensados, Velasco barajó la opción de recurrir a las camas de Reanimación en caso de precisar más espacio por un repunte de los covid críticos.

«Si faltan más camas, tendremos que echar mano de las de Rea», concluía este profesional sin dar aún crédito a que se esté reproduciendo por enésima vez una nueva ola de contagios.

«El confinamiento se ha demostrado como la única medida efectiva contra este virus. Además no entiendo la irresponsable actitud de hoy en día de los jóvenes, que no cejan de acudir a botellones para beber», lamentaba este profesional que ha vivido los momentos más duros de la pandemia en el peor de los escenarios, una UCI a la que ni siquiera se dejaba acceder a los familiares para despedirse de su ser querido.

Compartir el artículo

stats