Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fin del proyecto: El Govern elimina a los educadores sociales de los institutos

La figura educativa recaerá en los PTSC entre críticas a Educación por las formas de la decisión

Amanda Fernández, directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa.

Amanda Fernández, directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa.

El próximo curso escolar arrancará sin los 25 educadores sociales que formaban parte del cuerpo educativo de los Institutos de Enseñanza Secundaria (IES) desde el 2017, cuando el Govern aprobó el proyecto de inversión TISOC (Técnicos en Intervención Sociocomunitaria). La conselleria de Educación argumenta que por «dificultades burocráticas es imposible prorrogar el plan», mientras que los educadores sociales critican las formas de la toma de decisión: «En mayo nos aseguraron que el siguiente curso seguiríamos, pero de un día para otro, en junio, se nos comunica el fin del proyecto, la desaparición de nuestra figura y la asunción de nuestras funciones por los Profesores Técnicos de Servicios a la Comunidad (PTSC), de un perfil más docente y más centrados en primaria», lamenta Belén Montes, educadora social del IES Aurora Picornell desde la puesta en marcha del plan educativo.

En el curso 2017/18 las conselleries de Asuntos Sociales y Educación iniciaron el programa TISOC, con una duración de un año más dos prorrogables. Al caducar el año pasado se creó otro plan, esta vez solo desde Educación, que cambiaba la perspectiva como requisito para aprobarse: «Es un proyecto de inversión, como una infraestructura, así que tiene un principio y un final. Para poder solicitarlo de nuevo, en vez de centrarnos en la figura del educador social, lo hicimos en el abandono escolar» explica Amanda Fernández, directora general de Primera Infancia, Innovación y Comunidad Educativa. «Queríamos prorrogarlo, pero en la revisión el tema de la contratación suponía un problema, ya que si tienes en contrato a un educador tres años, como era este caso, se tiene que hacer fijo, incompatible con proyectos de inversión», prosigue.

Vínculos con las familias

«Es difícil crear vínculos con las familias de los alumnos vulnerables. Los educadores sociales ayudamos a más de 3.000 familias que se sienten desamparadas, y cuesta mucho crear esa confianza, que es muy importante. A parte de perder el trabajo, tenemos el duelo de debilitar los lazos con las familias», relata Catalina Salom, educadora social del IES Can Peu Blanc de sa Pobla. De hecho, en su caso el instituto ha impulsado una carta con firmas de todo el claustro de profesores para reclamar la figura del educador social, que se dé marcha atrás y se arregle la situación.

"Nuestra prioridad era prorrogar el proyecto, pero el tema de la contratación suponía un problema importante"

decoration

Para suplir la baja de los educadores sociales, la conselleria propone que estas 25 plazas sean asumidas por PTSC. «Este cuerpo será así más estructural, ya que proviene de nuestras bolsas de trabajo, además de tener mejores contratos laborales y más estabilidad», argumenta Fernández. El hecho de que obtener el máster en profesorado sea casi un requisito ha generado controversia. «Nuestras funciones como educadoras no han tenido nada que ver con la docencia, sino con el acompañamiento a los menores, mirar situaciones individuales», critica Belén Montes.

El proyecto funciona

Tanto las educadoras sociales contactadas como la conselleria afirman que este proyecto de inversión funciona. «Tiene una buena valoración en general, es necesaria una figura del mundo social en las escuelas», explica Amanda Fernández. Por su parte, Belén Montes y Catalina Salom argumentan que se ha reducido considerablemente el absentismo escolar, sobre todo en alumnos que provienen de situaciones vulnerables. «Se ven grandes avances, como niñas de etnia gitana apuntadas a actividades de barrio, cuando antes salían poco de casa», relatan.

Compartir el artículo

stats