Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Madrid envía a 300 guardias civiles y policías para luchar contra los excesos

El Govern destaca que las multas propuestas sobre la covid alcanzan los 4,3 millones de euros

Imagen de la reunión celebrada ayer para la coordinación de administraciones.

Imagen de la reunión celebrada ayer para la coordinación de administraciones. CAIB

El Ejecutivo estatal va a enviar durante este verano a Baleares a unos 300 policías nacionales y guardias civiles para colaborar en el dispositivo que va a tener como una de sus prioridades la lucha contra los excesos, como botellones y concentraciones multitudinarias sin respetar la normativa sobre la covid-19, según anunció ayer la delegada del Gobierno, Aina Calvo, tras la reunión mantenida por el centro de mando del plan territorial de protección civil, en la que también participaron los consellers de Presidencia y de Medio Ambiente, Mercedes Garrido y Miquel Mir respectivamente, el director general de Emergencias, Jaume Barceló, y el presidente de la federación balear de municipios (Felib), Antoni Salas, entre otros. Calvo señaló que va a transmitir a Madrid la petición balear de que esa cifra de 300 agentes se incremente, ya que según se reconoció, se va a tratar de un verano con menos turistas de lo habitual pero muchos más riesgos.

Al concluir la reunión, Mercedes Garrido señaló que se va a potenciar la coordinación entre Cuerpos de Seguridad del Estado, Policías Locales e inspectores de la Comunidad Autónoma para luchar contra los incumplimientos de la normativa covid, manteniendo la vigilancia en las redes sociales para detectar fiestas ilegales y los controles en las zonas más conflictivas, especialmente con la llegada del turismo británico en los lugares más frecuentados por este colectivo.

Sanciones propuestas

Lo que se persigue es detectar ese tipo de comportamientos para evitarlos, pero también la correspondiente aplicación de multas. Según puso de relieve Garrido, desde el pasado mes de julio se han propuesto sanciones por vulnerar la citada normativa sanitaria por valor de 4,3 millones de euros, lo que en su opinión demuestra que el que incumple esa legislación «lo termina pagando».

Esa mayor coordinación tendrá su primer paso en la reunión que hoy va a celebrar un comité técnico con la participación de todos los cuerpos policiales y de inspección.

Por su parte, el presidente de la Felib, Antoni Salas, expresó esa voluntad municipal de colaboración, pero recordó la debilidad de las plantillas de las policías locales, insuficientes para hacer frente al aumento de la población que se da en verano, y reclamó medidas para aumentarlas.

Compartir el artículo

stats