Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Tenemos que estar preparados por si no hay cambio en el semáforo»

«Desde el punto de vista del turismo, las restricciones duras han funcionado, han sido una decisión acertada» del Govern u «Mallorca ahora mismo es el destino número uno de TUI en el Mediterráneo»

Ian Livesey: "Tenemos que estar preparados por si no hay cambio en el semáforo"

El británico Ian Livesey (Rochdale, 1971) lleva casi tres décadas trabajando en Grupo TUI, el gigante de la turoperación con sede en Hannover. Y otros tanto residiendo en España. Es el director de TUI para Balears, Península, Portugal y Andorra. Entre Mallorca, donde tiene su base central, y Santa Pola (Alicante) lidera las operaciones de la gran compañía alemana que como el resto del sector enfrenta la mayor crisis de la industria. Livesey, recién regresado del país luso, ve «el vaso medio lleno» porque «la gente quiera viajar». Es la luz para la recuperación.

Ian Livesey, director de TUI para Balears, Península, Portugal y Andorra, en la sede de Ultramar Express Transport, de TUI, en Palma. Guillem Bosch

¿Tendremos temporada con el mercado británico, con los vaivenes de su Gobierno y a merced del semáforo?

La cuestión es realmente si el Gobierno británico va a cambiar su sistema de semáforos o va a poner a Balears y España en verde. Como grupo, sí estamos preparados.

Viene de Portugal. ¿Cómo ha sobrellevado TUI la huida de los turistas para escapar de la cuarentena?

Bueno, no han huido realmente. Aún tenemos programa en el país. El jueves de la semana pasada, cuando se cambió el semáforo del verde al ámbar, lo que significa cuarentena y más test, pusimos más vuelos para los que querían regresar y no hacer cuarentena. Para nuestra sorpresa, mucha gente se quedó. Y esta semana, ya en ámbar, siguen llegando, en menor cantidad. Tienen muchas ganas de viajar.

¿Y los que quisieron adelantar su vuelta?

Leí que eran como 100.000 turistas en Portugal. No somos los únicos con operativa, hay muchas low cost que han tenido que devolver a sus clientes a Gran Bretaña porque así lo querían, pero repito, la gran mayoría ha preferido quedarse a disfrutar de sus vacaciones.

¿Aumentaron su número de vuelos ante ese golpe de timón?

No, aumentamos capacidad. Tenemos varios tipos de avión. Lo que hicimos, por ejemplo el domingo pasado en Faro, fue cambiar la programación de un 737 con 189 plazas a un Dreamliner, con 300. Claro, como línea aérea tenemos muchísima flexibilidad.

Ni siquiera se ha cumplido el compromiso de avisar con una semana de antelación para que los turistas no tuvieran que correr. Nos podría pasar en Balears, si logramos entrar en el listado verde. ¿Se arriesgarán los británicos a venir?

De momento no tenemos ningún vuelo a Balears, desgraciadamente. Hemos anulado el programa hasta el 4 de julio, pensando que la siguiente revisión va a ser el 24 de junio. Los británicos quieren viajar, está bien demostrado con Portugal, venir a destinos seguros y donde hay una incidencia baja. En Balears estamos muy bien, con la pandemia bajo control.

Pero para la confianza del cliente... Insisto ¿se plantearán vacaciones fuera de su país?

Bueno, algunos se lo van a cuestionar y esperar hasta el año que viene a que la situación mejore, pero un gran porcentaje quiere viajar. En una encuesta del grupo un 70 % de los europeos dijeron que quieren hacerlo este verano. Apetito hay. Es muy importante que nosotros formamos parte del Travel Task Force (Grupo de Trabajo de Viajes), con easyJet, Jet2, British Airways..., donde los altos ejecutivos están junto con el Gobierno británico para planificar y que la industria del turismo pueda sobrevivir y la gente empezar a viajar. Pero quien toma la decisión final es el Gobierno.

¿Veremos el verde a final de junio o seguiremos dando vueltas en julio y agosto?

Hay dos cuestiones para ver si van a cambiar el color del semáforo. La primera, si separan a las islas de la península. Y la segunda, cómo va Gran Bretaña con las nuevas variantes del covid, la india y, desde la semana pasada, la de Nepal.

¿Su apuesta?

Ojalá. Pero también tenemos que estar preparados para que no haya ningún cambio a finales de mes. Hay que ver la tendencia del anuncio de los primeros semáforos y los cambios de la semana pasada.

El embajador Hugh Elliott da esperanzas a las islas, pero avisa de que la vacunación aún es lenta. ¿Por qué cree que no se abre el turismo a Balears?

La vacunación va lenta en toda Europa, no solo en España, desde principios de año ha habido pocas vacunas disponibles. Tanto el Gobierno de España como otros europeos comentaban que cuando hubiera vacunas, las pondrían. Ahora sí las hay y vamos a un buen ritmo. El problema fue en enero y febrero, igual que en Grecia, Alemania, Francia y todos los países de la UE.

Todo eso ha lastrado la reactivación de TUI y del sector.

Bueno, ahora mismo estamos operando en Grecia, Turquía, en Balears, aquí en Mallorca, con todos los mercados de origen, menos el británico. Es una cosa muy positiva.

El conseller Iago Negueruela insiste en que Balears es el único destino mediterráneo abierto.

Con volumen hay muy pocos. Para mí, Mallorca ahora mismo en nuestro grupo es el destino número uno en todo el Mediterráneo. Además, tenemos volumen en Creta, Rodas y en Portugal. El resto de países aún están abriéndose. El conseller lleva algo de razón.

¿Es optimista o con Reino Unido se puede repetir el fiasco del verano 2020?

Veo el vaso medio lleno. Vamos a tener una temporada mejor, está claro. El grupo está calculando que tendremos un 75 % de capacidad comparado con 2019. Esperamos tener un verano con turistas británicos.

El Govern ha sido el más restrictivo durante meses para reactivar el turismo. ¿Era necesario?

Si estamos hablando de turismo, sí. Cuando abrimos aquí en la isla el 21 de marzo, había muy pocos destinos a nivel mundial abiertos. Las restricciones duras desde Navidad han funcionado y se ve. Ahora mismo, once semanas después, Mallorca sigue con baja incidencia. Ha sido una decisión acertada.

¿Y como residente en Mallorca qué le parece?

Bueno, las islas viven del turismo, directa o indirectamente. TUI en las reuniones con el Govern, cuando Francina Armengol estuvo en Berlín, confirmó que Balears es uno de nuestros destinos prioritarios en verano.

¿Qué opinan los turistas de las restricciones en vacaciones?

Lo que hacemos desde el destino es informar. Cada cambio en el BOE se lo pasamos a los mercados de origen, varias veces por semana. Empresas y administraciones hemos aprendido a trabajar con incertidumbre. Las primeras veinticuatro horas para los de algunos países es algo nuevo, no están acostumbrados a tanta restricción, pero están felices de estar de vacaciones, esto es un paraíso. Se adaptan a la nueva normalidad.

¿Cómo ve la temporada?

Si nos retrotraemos a principios de año, nadie pensaba que a mediados de junio tendríamos una temporada como la que estamos teniendo. Es muy positivo. Esperamos que la vacunación y la evolución de la pandemia siga en la misma línea.

La Semana Santa fortaleció la imagen segura de Mallorca, un alivio para la isla y los turoperadores. ¿Nos asegura éxito frente a otros destinos?

Completamente. Funcionó con mucho éxito por parte del sector público y el privado: hoteles, restaurantes, ocio... y nuestro grupo han invertido mucho dinero para estar abiertos. Esa buena notica viajó por toda Europa. Muchos pensaban que era un gran riesgo. La reactivación que hicimos fue segura y responsable.

¿Mallorca seguirá siendo el destino favorito de los alemanes? TUI nos dio el disgusto de que Creta nos había arrebatado el primer puesto.

Baleares y Mallorca siempre van a ser un destino prioritario para el grupo. Está bien demostrada nuestra fidelidad y la del cliente.

Se confía en los mercados alternativos por la incertidumbre del británico. ¿Qué países pueden darnos alegrías aunque no alcancen su volumen?

Con el mercado polaco hemos visto crecimiento. Han estado toda la pandemia buscando dónde viajar, yendo a Egipto, Cuba, Madeira y Canarias. También el francés y otros consolidados como el belga, el holandés y el nórdico. Pero sí, los dos de gran volumen son el británico y el alemán, la base del éxito para nuestro grupo en las islas.

Turoperadores y hoteleros reclamaban test de antígenos y ahora llega el certificado sanitario ¿Satisfechos?

Es muy positivo. Hemos estado en diferentes foros apoyando el pasaporte sanitario. Hay que viajar con control. Los test cada vez son más fáciles de hacer y también es cuestión de precio. Por ejemplo, en Gran Bretaña tenemos un acuerdo con un laboratorio y también apoyamos el coste de los PCR. Los tres del ámbar los vendemos ya a 80 libras.

El primer crucero en Palma, que es de TUI Cruises, llega el jueves. ¿Aumentarán las escalas este verano?

De momento el Mein Schiff 2 será el primero en dieciséis meses. Viene de Canarias, donde ha estado en invierno, y llega el día 17. Las primeras cuatro semanas haremos un crucero de siete días desde Palma, solo en puertos españoles. A partir del 15 de julio, si todo va bien, volvemos al programa original, Mediterráneo occidental, con base en Palma, puertos de Italia, Francia y España. Son cruceros burbuja y seguros, con normas estrictas. También hemos empezado en Creta y desde Alemania al norte de Europa. La vuelta es lenta, pero ya está ocurriendo, con aforos del 40-50 %. Las navieras van con mucha cautela. Si van funcionando, aumentarán capacidad.

¿TUI teme que se repitan escenas de turismo de excesos este verano?

No vendemos vacaciones para jóvenes. Muchos vienen con aviones de low cost y se hacen sus paquetes. Tratamos de colaborar con nuestros socios los hoteleros y las autoridades. Esperamos que si se repite se tomen las medidas necesarias. Las vacaciones de 2021 son seguras y responsables, repito.

¿Se alargará la temporada?

El sector privado y el público tienen que aportar su grano de arena. Hace veinte años era más larga en Mallorca, no existía la oferta mundial que hay hoy en día. Las tendencias han cambiado, hay mucha más competencia y oferta. El low cost ha cambiado el panorama. Ahora los dos únicos mercados de todo el año son el alemán y el belga. ¿

Tras el ERE, ¿cómo van con la desafección de trabajadores del ERTE?

Estamos desafectando trabajadores en las islas todas las semanas. Hemos acelerado un proyecto de digitalización de tres años en poco tiempo. El ERE no fue por culpa de la pandemia, sino por esa aceleración de procesos. Tenemos apps y call centers.

¿Confían en Hannover en que esta temporada reducirán pérdidas?

Fritz Joussen están dando mensajes positivos. Es un año de transición, tenemos que empezar a salir de la pandemia. Con todos los cambios internos estamos preparándonos para 2022.

EN CORTO

Después de tres décadas en España ¿hay algo que aún le choque o le sorprenda de nuestro carácter?

Después de tantos años viviendo aquí intento sacar lo bueno del carácter británico y del español. Nosotros tampoco somos perfectos. En España tenemos una cosa que no hay en Gran Bretaña: sol y buen tiempo, que son muy importantes. En Manchester no ves el sol en dos meses, ves a la gente en la calle sin sonrisa. Por eso, a pesar de la crisis, tenemos que sonreírnos un poco más. 

¿Ha hecho grandes amigos en el sector?

Sí, intento tener las mejores relaciones con hoteleros, transportistas y haciendo relaciones institucionales. 

Compartir el artículo

stats