Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«El maltrato psicológico se supera con voluntad y ayuda»

Sol Sanz, víctima de la violencia machista, impulsa una asociación para ayudar a todas las mujeres que están sufriendo esta situación u Les guiará y aconsejará para mejorar su futuro

Sol afirma que ha superado el sentimiento de rencor hacia su expareja. | J.F.M.

Existen frases y comportamientos que duelen más que los golpes. Lo sabe muy bien Sol Sanz, una mujer que lleva seis años intentando superar las secuelas que deja el maltrato psicológico. Ahora, que ya afronta el final del túnel, quiere aprovechar su experiencia y ayudar a otras mujeres que han sufrido lo mismo que ella. Y por ello, ha decidido crear la asociación «Sol i ombra» para demostrar que el maltrato psicológico se supera, siempre que «exista voluntad para mirar adelante y se cuente con la ayuda necesaria». Este proyecto lo unirá con un libro que está escribiendo, en el que recoge todos los conocimientos que ha adquirido para resolver su problema. La obra estará ilustrada por la artista Lluïsa Garau.

Sol conoció a quien sería su pareja cuando era muy joven. Tenía solo 23 años y aunque nunca se casó con él, decidieron formar una pareja. Tuvieron dos hijos, que se han convertido en su principal razón de luchar, y esta relación duró más de dos décadas. «A los dos años de convivir me di cuenta de que pretendía separarme de mi familia. De pronto le daban ataques de ira y más que celoso, era una persona muy posesiva. Quería tenerme controlada y no le gustaba que pudiera relacionarme con otras personas».

En este tipo de relaciones es normal que se produzcan rupturas, seguidas de segundas oportunidades con la esperanza de que la situación se normalice. En ese momento, «la mujer no es consciente de que ya se ha convertido en una víctima de la violencia machista», afirma. Ahora Sol ya no guarda rencor a su expareja, a la que decidió abandonar tras una fuerte discusión delante de su hijo. Ese sentimiento de rabia contra el hombre ya es pasado. De hecho, afirma que su deseo es que supere sus adicciones que afectan a su comportamiento. Le desea lo mejor «porque sigue siendo el padre de mis hijos».

La mujer describe que el comportamiento agresivo de estas personas se manifiesta a través de frases que saben que hacen daño. A ella le decía que «no servía para nada, que era una parásita». Tal fue la degradación de la relación que un día decidió renunciar a una vida cómoda desde el punto de vista económico, y dejó a su pareja. Se quedó sin dinero, pero no le importó afrontar un futuro complicado, pero no quería aguantar más «esa relación tóxica que iba a terminar conmigo». No fue de inmediato cuando Sol se dio cuenta que «había sufrido un maltrato psicológico. Me di cuenta años después». Para superar esta situación contó con la ayuda de su doctora, la psiquiatra García, su amigo Arturo Segura , a su abogado Juan Sunyer y a su familia. «Sin ellos seguiría hundida», asegura. Pero al sentirse cada día más fuerte y decidida a ir olvidando su negativo pasado, quiere que su experiencia se utilice para ayudar a otras mujeres que también han sido víctimas de este maltrato machista. «La asociación va a ayudar a estas mujeres desde el aspecto legal, apoyo psicológico y se les ayudará a buscar un empleo a través de los programas de formación para mujeres maltratadas». Sol sabe lo difícil que es para una mujer contar a los demás que es una víctima del maltrato. «Estas mujeres que están sufriendo esta situación han de tener muy claro que ellas son las víctimas y el otro es el verdugo». Como nunca buscó una compensación económica para ella, aunque reclamó los derechos que les corresponden a sus hijos, Sol cree que toda mujer maltratada ha de saber salir adelante y debe encontrar su autonomía laboral y económica. «No se puede vivir toda la vida de subvenciones», asegura, pero critica que muchas veces los juzgados de violencia sobre la mujer no están preparados para dar respuesta a las peticiones que plantean estas mujeres.

A pesar de todos estos problemas asegura que con ayuda se puede superar esta dramática situación. Ella lo ha conseguido y está orgullosa de la fortaleza que ha reunido para salir adelante.

Compartir el artículo

stats