En pleno debate sobre la obligatoriedad de llevar mascarilla en espacios públicos, Francina Armengol marcó ayer la posición de Balears a medio plazo: la prenda protectora seguirá siendo obligatoria en las islas a no ser que comunidades y ministerio de Sanidad decidan lo contrario. «En estos momentos Balears no está todavía por la decisión de quitar las mascarillas. Poco a poco estamos normalizando nuestras vidas y en el momento que sea posible nos las quitaremos en exteriores», subrayó ayer la presidenta del Govern tras visitar el nuevo laboratorio de Salud Pública. 

De este modo, el archipiélago balear se desmarca de Castilla-La Mancha, partidaria de suprimir la mascarilla en los espacios al aire libre. «Su uso se reguló por parte del ministerio de Sanidad. Esta discusión se está teniendo en las reuniones técnicas de Salud Pública a nivel de todo el Estado. Entiendo que tomaremos la decisión de forma compartida en función de la incidencia que tenga cada comunidad», indicó Armengol. 

«Volver a la normalidad»

La jefa del Ejecutivo dijo que, llegado el momento de liberarse parcialmente de la prenda protectora, será necesario hacer «pedagogía» para que los ciudadanos automaticen en qué momento utilizarla. «Aprenderemos a llevar la mascarilla con nosotros y en según qué espacios ponerla y en según qué espacios no; creo que vamos a ir hacia ahí», destacó la presidenta del Govern.

Armengol, que compareció junto con la consellera de Salud, Patricia Gómez, atisba la vieja normalidad en el archipiélago. El primer paso, determinante, se dará el próximo domingo, con la eliminación del toque de queda y la ampliación de las reuniones sociales a diez personas en interiores y quince en exteriores. La jefa del Ejecutivo reiteró la idea de «desescalada lenta», pero los buenos datos epidemiológicos animaron su discurso.

«Aprenderemos a llevar la mascarilla con nosotros para ponérnosla en según qué espacios y en otros no»

 «Las cosas evolucionan muy bien. Agradezco el magnífico comportamiento de los ciudadanos después de más de un año de muchas privaciones, en el que ha habido limitaciones de movilidad y situaciones económicas muy complicadas. Ha sido muy duro, pero estamos en condiciones de volver a la normalidad y reactivar la economía de forma segura», manifestó Armengol.

«Podemos decir con orgullo que somos de los territorios con menor mortalidad por cien mil habitantes por la covid. Y que nos hemos posicionado con una buena situación sanitaria para reactivar la economía, que ya sabemos que tiene una dependencia muy alta del turismo», añadió.

Por otro lado, la consellera Gómez atribuyó a un «hecho puntual» las imágenes de aglomeraciones de pasajeros que se formaron hace unos días en Son Sant Joan por los controles sanitarios. «Durante la última quincena se ha incrementado de manera muy significativa la llegada de aviones. Nosotros controlamos la llegada de vuelos nacionales y en ningún momento hemos tenido aglomeraciones. Hablamos con el director de Aena y nos aseguró que fue un hecho muy puntual», indicó.

Simón: “Se puede empezar a plantear no obligar al uso de las mascarillas en colectivos que ya estén vacunados” Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP