Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio en Palma por acoso a su ex con reseñas negativas de su trabajo

La fiscalía pide dos años y medio de cárcel para el acusado, que niega haber hostigado a la víctima, por un delito de coacciones graves

Una persona consulta una página web en un ordenador portátil.

Una persona consulta una página web en un ordenador portátil.

Un hombre fue juzgado ayer en Palma por acosar a su exnovia con llamadas insultantes, reseñas negativas en su perfil profesional en Google y el ‘secuestro’ de la página web. La fiscalía le imputa un delito de coacciones graves y reclama para él dos años y medio de prisión. El sospechoso negó haber hostigado a la mujer y trató de justificar su actuación por una supuesta deuda económica. También negó haberle pinchado las ruedas del coche, como sostiene la denunciante.

La pareja mantuvo una relación entre 2012 y 2018. Un año después de su ruptura, el acusado comenzó a llamar y enviar correos electrónicos a su expareja, algunos con insultos, para exigirle la devolución de un ordenador y de 400 euros. Además, escribió varias reseñas negativas en la página del negocio de la víctima, un bufete de abogados. Tanto el acusado como algunos allegados le dieron la puntuación más baja posible. Algunas incluían también la exigencia de devolver el ordenador.

La fiscalía afirma además que el acusado aprovechó que en su día había comprado a su nombre el dominio web del despacho de abogados para hacerse con el control y no renovar los pagos, por lo que salió a subasta.

El acusado alegó que había sido "cliente" de la mujer y que "tenía derecho" a publicar las malas valoraciones

decoration

El procesado argumentó ayer en el juicio nunca tuvo intención de acosar a su exnovia ni causarle ningún perjuicio. Sobre las reseñas negativos argumentó que tanto el como su madre habían sido clientes de ella y, por tanto, «tenía derecho» a hacerlas. Afirmó que el dinero que le reclamaba era porque se lo prestó para la fianza del alquiler del despacho. Sobre la página web alegó que tras la ruptura envió a su expareja las credenciales para que pudiera gestionarla ella misma y ponerla a su nombre.

La denunciante aseguró que el acusado empezó a acosarla cuando supo que había rehecho su vida. Sobre las reseñas negativas dijo que no estaban justificadas porque nunca realizó labores profesionales para el acusado ni sus familiares. «Estuve dos meses sin recibir un solo cliente», afirmó. También destacó el perjuicio de que su página web quedara inoperativa y se mostró convencida de que el acusado le rajó las ruedas del coche, aunque admitió no tener pruebas de ello.

Compartir el artículo

stats