Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tejido empresarial de Baleares se encoge hasta niveles de 2014

Octubre se cerró con 39.652 empresas de alta en el Régimen General frente a las 42.545 contabilizadas un año atrás

La restauración aparece entre los subsectores más afectados

El tejido empresarial de Balears se está viendo tan debilitado a causa de la covid-19 que en octubre retrocedió hasta niveles de 2014, cuando apenas se había iniciado la recuperación económica en las islas tras la crisis iniciada en 2008, según se desprende de los datos de altas en el Régimen General que facilita la Seguridad Social.

El impacto de la pandemia no puede ser más claro. En octubre de 2019 había en el archipiélago 42.545 empresas de alta. Un año más tarde esa cifra ha caído hasta las 39.652, y hay que retroceder hasta 2014 para encontrar una cifra similar en esa época del año, cuando se contabilizaron 39.257. Hay que tener en cuenta que el Govern, patronales y sindicatos acordaron dar por cerrada la temporada turística el pasado 30 de septiembre, lo que ha permitido a las empresas darse de baja para así poder dejar de cotizar, y sacar a sus fijos discontinuos de los ERTE para que éstos puedan pasar a cobrar la contribución especial a la que tienen derecho.

Pero si esta crisis ha hecho retroceder el tejido empresarial balear hasta niveles de 2014, en el caso del sector servicios, motor de la economía del archipiélago al agrupar la actividad turística, esta pérdida de lo avanzado hace que se sitúe en cifras similares a las de 2012, cuando la caída económica anterior se mantenía en sus momentos más duros.

En concreto, octubre se cerró con 30.782 empresas de servicios de alta, cuando un año atrás, antes de que el virus apareciera, la cifra ascendía a 33.181. 

Como se ha indicado, eso supone situarse muy cerca de octubre de 2012, cuando había 30.598.

Menos negativo está siendo el comportamiento de la construcción, que en este momento mantiene la actividad de los proyectos que se pusieron en marcha antes del coronavirus, lo que explica esa resistencia por el momento. 

En su caso, en octubre se contabilizaron 5.974 empresas de alta, también por debajo de las del pasado año, porque la pandemia ha perjudicado a todos los sectores de la economía del archipiélago, pero si el conjunto del tejido empresarial ha caído un 6,8% en un año (no hay que olvidar que la economía lo está haciendo en torno a un 30%), y las de servicios han registrado un descenso del 7,2%, en el sector del ladrillo esta contracción es del 3,7%. En su caso, el retroceso le lleva hasta tasas de 2017.

La industria también se ha visto perjudicada por la pandemia. Sus 2.725 empresas de alta durante el mes pasado también suponen un retroceso en relación a las 2.978 contabilizadas doce meses atrás, en este caso con la bajada más pronunciada, de un 8,4%.

El sector primario se suma a las bajadas, pero su peso es muy poco significativo, con 170 empresas de alta este año frente a las 182 de 2019.

Subsectores más turísticos

Dentro del sector servicios, los daños en las actividades más turísticas resultan evidentes, en algunos casos relacionados no solo con la ausencia de visitantes extranjeros, sino también con la caída en el consumo de los residentes.

Un claro ejemplo de ello es el comercio minorista. Durante el mes pasado se contabilizaron 5.008 empresas de alta, frente a las 5.512 del ejercicio anterior. En este caso la bajada es de un 9,1%, algo especialmente grave si se tiene en cuenta que se trata de una actividad que seguía sin recuperarse tras la crisis de 2008.

Un perfil similar muestra la restauración, que cerró octubre con 5.214 negocios de alta, cuando doce meses atrás había alcanzado los 5.647. En este caso la bajada es de un 7,6%.

La hotelería aparece igualmente en la senda descendente, ya que las 1.567 altas de este año quedan claramente por debajo de las 1.850 registradas el año pasado por esas mismas fechas.

Finalmente, el transporte ha pasado de las 1.643 empresas del pasado ejercicio a las 1.452 del presente año.

El golpe de la covid-19 alcanza a los principales municipios

La pérdida de tejido empresarial provocada por la crisis del coronavirus ha golpeado a la inmensa mayoría de los municipios de la isla, con un impacto evidente en los de mayor población y, consecuentemente, donde se produce la mayor concentración empresarial.

Palma es un claro ejemplo de ello. Durante el mes pasado contabilizó 15.111 empresas de alta en la Seguridad Social, cuando en las mismas fechas de 2019 había alcanzado las 16.188. 

En el caso de Calvià, las 1.906 de este año se sitúan también muy por debajo de las 2.161 de 2019.

Manacor ha pasado de las 1.435 altas de hace un año a las 1.331 del mes pasado, mientras que Inca ha bajado de 978 a 935. Marratxí ha ido de las 1.026 a las 930, mientras que en Llucmajor el descenso supone pasar de 967 a 909.

Compartir el artículo

stats