Fin del confinamiento en Manacor. Este martes el BOIB publicará el decreto de la presidenta del Govern en el que se dicta el fin del cierre perimetral del núcleo urbano, un cierre que impera desde el pasado 29 de octubre. También se anulan otras restricciones específicas para la capital del Llevant como la prohibición del consumo en el interior de los bares o el toque de queda a partir de las 22 horas. Así, a partir de este martes, Manacor pasa a tener las mismas medidas que rigen en toda isla. 

Tras el Consell de Govern de este lunes, la portavoz del Ejecutivo, Pilar Costa, anunció el levantamiento del confinamiento de Manacor gracias a la mejoría de la incidencia acumulada a 14 días que este domingo era en el núcleo urbano de 254 casos por cada 100.000 habitantes mientras que el 2 de noviembre alcanzaba los 1.054 casos por cada 100.000 residentes en las dos semanas previas. A nivel de municipio, la tasa se sitúa en 221 mientras que en Porto Cristo la cifra es de 129. Por su parte, el Hospital de Manacor contaba este martes con siete pacientes positivos en planta y otros cinco en UCI.

Satisfacción

El ayuntamiento de Manacor expresó su satisfacción por el levantamiento de las restricciones a partir de este martes, dos días antes de lo previsto. Fue una jornada de alegría, pero una alegría contenida. Y así lo indicó el alcalde Miquel Oliver: «No podemos caer en la euforia”. El primer edil hizo un llamamiento a la responsabilidad. “Toca demostrar la satisfacción ante el levantamiento de las medidas que estaban basadas en datos de la incidencia de la covid-19 y que gracias a su evolución y del trabajo hecho como pueblo, se han reducido”, explicó.

El alcalde de Manacor expresa su satisfacción por el fin del confinamiento Rosa Ferriol

El alcalde no dudó en agradecer a los ciudadanos el cumplimiento de las medidas. “Sin caer en la euforia, es necesario apelar a la responsabilidad y demostrar que lo hemos logrado de forma consciente”. “El descenso de la incidencia no ha sido por casualidad”, añadió un primer edil que hizo especial hincapié en las fechas navideñas, unas fiestas donde debe imperar la responsabilidad. “Un segundo confinamiento o unas segundas medidas restrictivas serían un auténtico drama y un auténtico despropósito”, alertó Oliver, que dejó claro que “nos toca demostrar que con distancia pero todos juntos nos podemos recuperar”.

“Con responsabilidad y fuerza, Ayuntamiento, empresarios y ciudadanía deben remar en la misma dirección”, concluyó el alcalde. Y es que este confinamiento de Manacor ha venido marcado por las protestas de restauradores, comerciantes y empresarios ya que al tratarse de una capital de comarca los perjuicios económicos en el tejido empresarial han sido muy importantes.

Pimem y Ayuntamiento exigen al Govern ayudas compensatorias

Antes de que el Govern anunciase el desconfinamiento, el Ayuntamiento se reunió con Pimem Manacor. En el encuentro se acordó reclamar de forma conjunta al Govern una línea de ayudas para compensar los perjuicios económicos que ha supuesto el confinamiento perimetral. “Cerrar Manacor no es cerrar 30.000 habitantes. Debido a su capitalidad, la afectación económica en el tejido empresarial ha sido muy importante. Si el Govern puede imponer restricciones, debe poder aprobar ayudas excepcionales”, advirtió el alcalde Miquel Oliver. “Empresarios y Ayuntamiento estamos unidos”, destacó el presidente de Pimem Manacor, Mateu Català, que adelantó que los establecimientos cambiarán los carteles de “Se traspasa Manacor” por otros que inviten a “acudir a Manacor” y trabajar en positivos para recuperar al máximo la “normalidad”. Asimismo, el Consistorio trabaja en una línea de ayudas, campañas y acciones para incentivar el consumo local. 

Ayuntamiento y Pimem se reunieron en la sala de plenos.