Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo de congresos pospone su recuperación para septiembre

La IV edición de Mallorca loves MICE se celebrará el 4 de diciembre con un formato híbrido presencial y en ‘streaming’

Ramón Vidal, presidente del Mallorca Convention Bureau, en el Palau de Congressos. B. Ramon

Fueron los primeros damnificados con la crisis de la pandemia. Los grandes eventos que iba a albergar el Palau de Congressos de Palma este 2020 fueron cayendo incluso antes del estado de alarma. La recuperación del turismo de reuniones, incentivos, conferencias y ferias (MICE, por sus siglas en inglés  es una de las más complicadas por la gran afluencia de personas que atrae. Se avista que puede empezar a remontar a partir del segundo semestre del año, sobre todo a partir de septiembre.

Esta semana el anuncio de la vacuna de la covid-19 que desarrolla la empresa alemana BionTech con Pfizer ha supuesto un revulsivo para el sector turístico, «una buena noticia» y un atisbo de «optimismo para todos», reconoce Ramón Vidal, presidente de Mallorca Convention Bureau, la asociación que promociona la isla como destino consolidado para albergar congresos, convenciones, incentivos, reuniones y eventos en general.

Vidal, también presidente del Palau de Congressos y del Meliá Palma Bay –este año al servicio de disminuir la presión por la covid en los centros sanitarios–, cree que la vacuna puede aliviar «los aplazamientos y frenar la incertidumbre» en el turismo MICE.

De momento el Palau acogerá el próximo 4 de diciembre Mallorca loves MICE, el encuentro para profesionales de este sector que fomenta las alianzas público-privadas y busca seguir posicionando a la isla como destino para eventos de gran formato de ámbito internacional. Seguramente será radicalmente distinto a sus anteriores tres ediciones –la última reunió a 250 personas–, pero se va a a celebrar a pesar de la pandemia.

«Queremos mantener el fuego y desde que decidimos hacerlo las noticias son mejores», asegura Vidal. Con un carácter más local ese año, combinará el formato presencial con el streaming.

El año pasado se celebraron 282 eventos en el Palau, con cerca de 66.000 asistentes, con una cifra de negocio de más de 14 millones de euros y con un impacto en las empresas del sector de 25 millones de euros y un revulsivo para las pernoctaciones de los hoteles de Palma.

Mallorca iba marcha en popa marcando su espacio como destino de congresos, incluso arrebatando a capitales como Ámsterdam la celebración de eventos. Pero con la suspensión del Mobile World Congress de Barcelona, a mediados de febrero pasado, todo se empezó a desmoronar.

En la isla se cayeron los grandes encuentros médicos que estaban agendados, como el Congreso de la Sociedad Española de Glaucoma, en marzo. Después siguieron las peticiones de cambios de fecha incluso antes de la declaración del estado de alarma, cuando el mundo entero no se imaginaba el impás que iba a suponer la pandemia en la economía.

«Quedan un par de eventos en abril» y se mantiene el congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) en mayo y otro internacional de oceanografía en junio, dice Vidal, pero está todo «en el aire» en el primer semestre. El presidente de Mallorca Convention Bureau espera que en la segunda mitad del año ya pueda haber eventos.

Compartir el artículo

stats