Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una encuesta de Restauración-Pimem desvela que el 18% de los locales opta por cerrar de forma permanente y un 24% lo hará hasta la próxima temporada

Uno de cada cinco bares y restaurantes de Mallorca liquida el negocio

Bares y restaurantes han registrado una fuerte caída de ingresos a causa de la covid-19.

Bares y restaurantes han registrado una fuerte caída de ingresos a causa de la covid-19.

El impacto económico que la pandemia está teniendo en los bares y restaurantes de Mallorca hace que en estos momentos casi uno de cada cinco establecimientos plantee ya el cierre definitivo del negocio, según se desprende de la encuesta realizada por la patronal Restauración-Pimem que ayer fue presentada por su presidenta y vicepresidente, Eugènia Cusí y Helmut Clemens respectivamente.

Este sondeo desvela que casi la mitad de los establecimientos de este sector en Mallorca van a optar por cerrar sus puertas, ya sea de forma permanente o para “hibernar” hasta el inicio de la próxima temporada turística. Concretamente, un 18% de los empresarios consultados anuncia que ya ha decidido liquidar el negocio, que va a entrar en concurso de acreedores o que está preparando ya el preconcurso (durante un máximo de cuatro meses los acreedores no pueden exigir los pagos hasta que se busca una solución para mantener la empresa o se decide liquidarla). A ellos hay que sumar un 24% que optan por suspender su actividad durante la temporada baja.

Pero además, del 58% restante que ha decidido seguir abierto en invierno, casi un 9% prevé alcanzar un nivel normal de ingresos (buena parte de estos negocios son de alto nivel y su clientela se ve menos afectada por al crisis) mientras que casi un 48% reconoce que va a mantener la actividad pese a asumir que su volumen de clientela se va a ver recortado en mayor o menos medida.

Todo ello explica que las previsiones del sector apuntan a que el presente año se va a completar con una caída de su facturación del 70% respecto al pasado ejercicio. Hay que tener en cuenta que en agosto este recorte fue ya del 55%. Incluso se prevé que durante 2021 esta bajada podría situarse en un 50%.

Eugènia Cusí recordó que la restauración agrupa en Mallorca a unas 10.500 empresas que dan trabajo a unas 55.000 personas. Pero los daños generados por la covid-19 no se limitan a los cierres y a la caída de los ingresos antes señalados, sino que se subraya el impacto indirecto que estos datos están teniendo sobre otros colectivos, como puede ser el de los distribuidores de alimentos y bebidas, que han visto caer los pedidos de forma drástica, o sobre los propietarios de muchos locales que se están viendo en la necesidad de rebajar las cantidades que cobran en concepto de alquiler para ayudar a sus inquilinos.

Redimensionar las plantillas 

La presidenta de Restauración-Pimem reconoció que un desplome de tal calado en el sector no deja otra alternativa que redimensionar las plantillas, medida que “es la que más nos duele”, según afirmó, al tiempo que recordó la importancia de poder prorrogar los ERTE y de tener certidumbres en relación a este tema cuando antes, aunque lo calificó como “una patada hacia adelante”.

Además, Eugènia Cusí hizo un llamamiento a las diferentes Administraciones para que pongan en marcha medidas de ayuda para el 91% del sector que va a cerrar en invierno o va a trabajar con niveles muy bajos de actividad, al igual que para los colectivos indirectamente perjudicados, como el de distribuidores.

Pero a ello añadió una segunda petición, y es que el sector público deje de adoptar decisiones de forma unilateral y antes de aprobar cualquier medida para hacer frente a la crisis consulte previamente a los empresarios afectados.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats