Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva normalidad

La mascarilla: la novedad de los alborotos en los aviones

El verano se esfuma sin que las fuerzas de seguridad hayan tenido apenas contratiempos, más allá de interceder para el uso de tapabocas

Imagen del vídeo que se hizo viral de una pelea en un avión a Eivissa, motivada por las mascarillas.

Imagen del vídeo que se hizo viral de una pelea en un avión a Eivissa, motivada por las mascarillas. dM

El viernes 31 de julio la Guardia Civil tuvo que intervenir en el aeropuerto de Eivissa. A dos pasajeros ebrios, cómo no, que volaban desde Ámsterdam a las Pitiüses, no les daba la gana ponerse la mascarilla a bordo. Y se armó una pelea. De ella dieron cuenta medios holandeses especializados en aviación y después todos los demás. El vídeo corrió en Twitter como la pólvora. Acabaron detenidos al llegar a la isla.

Este es uno de los pocos incidentes de los que dan cuenta las fuerzas de seguridad este verano en los aeropuertos del archipiélago. Si el conflicto ocurre dentro de una aeronave, interviene la Guardia Civil, y si es en el aeropuerto, la Policía Nacional. Este último cuerpo no ha tenido que actuar en ningún caso relevante ni en Mallorca, ni en Eivissa ni en Maó, señalan desde su departamento de comunicación. Mientras, desde el de la Benemérita aseguran que si la temporada turística pasada terciaban"casi a diario" por llamadas de las aerolíneas, este verano lo han hecho "muy poco". Apenas en media docena de ocasiones han tenido que intervenir, sobre todo por discusiones a cuenta de pasajeros que se negaban a usar mascarillas.

La razón es pura lógica. Hasta julio en Balears solo se ha registrado la entrada de 1,1 millón de pasajeros, un 86 % menos, según datos de Turespaña -organismo dependiente del ministerio de Turismo- de acuerdo con las estadísticas de Aena. En Eivissa han llegado en los primeros siete meses del año 150.600 viajeros (-89%). A Mallorca, 1,1 millones, con una caída del 86%. En 2019, de enero a julio por Son Sant Joan habían pasado casi 17 millones de pasajeros (2019 se cerró con cerca de 30 millones de viajeros).

Otro dato más que no es baladí hablando de pasajeros conflictivos: aunque Mallorca se ha convertido este verano en el primer aeropuerto español en tráfico internacional, el descenso de viajeros alemanes y británicos ha sido tremendo. A falta de contar con los datos por aeródromos y mercados de origen, Turespaña ya da cuenta de que del Reino Unido han llegado a los aeropuertos españoles un 76% menos (3,1 millones), y con Alemania el descenso ha sido del 72% (2,3 millones). Migajas para lo que suponen esos mercados para España y Balears en particular.

El verano pasado "casi a diario" la Guardia Civil tenía que intervenir porque llegaban pasajeros ebrios dentro de los aviones, apuntan desde la Guardia Civil. Tanto en el aeropuerto de Palma como en el de Eivissa. Y no siempre son jóvenes los que arman el alboroto. Uno de estos días de agosto "una escocesa de 65 años que venía borracha" se caía mientras pasaba el control de pasaportes en Son Sant Joan, como relata uno de los trabajadores de ese servicio en Son Sant Joan.

Por nacionalidades, los pasajeros que acumulan más denuncias en España son los viajeros nacionales, con 48, seguidos por los británicos (29) y los alemanes (7), según la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). El año pasado al final de la temporada en Mallorca los conflictivos fueron en primer lugar los alemanes, seguidos por los británicos y los polacos.

En cuanto a las mascarillas, AESA avisa de que no ponérsela abordo acarrea una sanción. El Gobierno vía decreto ley así lo ha establecido . Y el Ejecutivo balear lo ha estipulado como infracción leve, con cien euros.

"Tenga en cuenta que sin mascarilla no podrá volar", alertan las compañías. Ha de ser como mínimo quirúrgica o de protección superior. Ya las hay que hasta entregan una FPP2, de cortesía.

Compartir el artículo

stats