Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alemania culpa a los turistas de la multiplicación de casos de Covid-19

Junto a los brotes que crecen en el país, se apunta a que la segunda ola de contagios se debe a los alemanes que regresan de vacaciones

Alemania culpa a los turistas de la multiplicación de casos de Covid-19

Alemania culpa a los turistas de la multiplicación de casos de Covid-19

Las malas noticias atraen malas noticias. Y la segunda oleada de coronavirus parece que ha llegado antes de lo que se esperaba. En plena periodo estival, el coronavirus también se va de vacaciones. O más bien vuelve y sus portadores son los turistas que regresan en este caso a Alemania. Así lo ve el reconocido semanario Der Spiegel, que en su edición internacional avisa de cómo se está propagando la pandemia por el país a medida que los germanos retornan de sus vacaciones de verano.

Una advertencia en toda regla difícil de digerir en el destino favorito de los alemanes: Mallorca.

Ayer mismo llegaba otra noticia inquietante para el sector turístico mallorquín, que está apostando esta temporada de opereta, por inexistente, a un único mercado emisor, el germano, pues el resto está prácticamente fuera de juego, entre cuarentenas y advertencias de no viajar por la escalada de casos sobre todo en Cataluña, Aragón y Navarra, pero que salpican de lleno a la marca Mallorca. Alemania ha superado mil casos diarios de Covid-19 por primera vez desde el inicio de la desescalada en el país.

Autoridades irresponsables

Der Spiegel, en un reportaje difundido el miércoles en su edición internacional -titulado "Los viajes de verano traen números crecientes de coronavirus a Alemania"- directamente insiste en que la culpa es de los turistas que han salido del país y tacha poco más o menos que de irresponsables y de llegar tarde a las autoridades. Las mismas que están ahora, tarde, insistiendo en tratar de retomar el control de la propagación del virus a través de los aeropuertos, primero recomendando a hacerse pruebas a los pasajeros en los aeropuertos y ahora ya obligando a los que lleguen de las zonas con más casos como las tres comunidades autónomas españolas, sopesan de tener que pagar una multa de hasta 25.000 euros.

Alemania ha registrado en las últimas horas más de mil nuevos casos de coronavirus, la cifra más alta de contagios diarios que anota desde el inicio de la desescalada, el pasado mayo, según informó ayer el Instituto Robert Koch (RKI), la agencia gubernamental dedicada al seguimiento de enfermedades infecciosas en el país, recogió la agencia DPA.

Ayer se contabilizaron 1.045 nuevos positivos, frente a los 741 del miércoles, los 879 del martes y los 509 del lunes. Para encontrar una cifra similar de contagios diarios hay que remontarse al 7 de mayo. Los contagiados por Covid-19 son ya 213.067, con 9.175 fallecidas y 195.200 enfermos recuperados.

Der Spiegel, que ilustra su información exponiendo casos de viajeros que han vuelto a Alemania propagando la enfermedad, es especialmente duro con sus líderes políticos, a los que tilda de estar "tan desorientados como al principio de la pandemia", con la "diferencia de que han pasado cinco meses desde entonces", tiempo suficiente para prepararse ante una segunda oleada de coronavirus, sobre todo a la llegada a través de los alemanes que vuelven de sus vacaciones.

El prestigioso semanario alemán insiste en que los germanos están disfrutando "una vez más" de las libertades coartadas durante el encierro y cuestiona que el uso de mascarillas y "las tediosas llamadas" a mantener la distancia con los demás son "insuficientes".

Lo mismo podría decirse de España. Y del archipiélago, que ha querido brindarse frente a los contagios para abrirse al turismo y también tiene que estar enfrentando contagios, porque a los brotes internos se suman los casos de turistas nacionales y el brote del hotel Iberostar Club Cala Barca, que ha afectado a trabajadores y familiares de su entorno.

Los controles para los pasajeros nacionales que vienen a la isla por Sant Son Joan no llegan, hay que lidiar con los ministerios implicados para sacarlos adelante. Y la solicitud hecha por los hoteleros mallorquines, respaldados por la patronal nacional, la CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos) de que se hagan pruebas epidemiológicas en origen y destino y con coordinación en el seno de la UE, tampoco avanza.

Desde la Agrupación de Cadenas Hoteleras, su presidente, Gabriel Llobera ya ha advertido que estamos ante una "situación crítica", las reservas se cierran semana a semana. Turespaña, en su último informe sobre el estado germano ya alertó el miércoles que las reservas están bajando.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats