Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Covid-19 desplomó la actividad hotelera un 68% durante marzo

La cifra de pernoctaciones del mes pasado se limitó a 364.430 cuando un año antes había superado los 1,1 millones

El estado de alarma ha dejado desiertas las zonas turísticas de Mallorca. M. Mielniezuk

El impacto que la crisis del coronavirus ha tenido en el primer motor de la economía balear quedó reflejado desde el primer momento en que se decretó el estado de alarma. La orden del 19 de marzo de proceder al cierre de la planta hotelera, a medida que sus clientes iban abandonando los establecimientos, provocó que el número de pernoctaciones contabilizadas ese mes en los establecimientos de alojamiento turístico de las islas se desplomara un 68,2%, con un impacto apreciablemente superior al de la media española, donde esta bajada, también muy intensa, fue de un 61,1%, según los datos facilitados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este dato muestra la velocidad con que la pandemia afectó al sector hotelero, inactivo desde entonces.

El golpe recibido se refleja claramente en ese dato: las islas contabilizaron durante el mes pasado 364.430 pernoctaciones (numeró de noches alojado por turista), cuando un año atrás se habían superado los 1,1 millones. Este descenso del 68,2% no solo supera la media estatal, sino también el de autonomías con un fuerte peso turístico como Andalucía, con una bajada del 62,2%; Madrid, con un 66,2%; y Cataluña, con un 63,4%.

Por lo que respecta a la cifra de turistas atendidos en establecimientos hoteleros de las islas, en marzo fue de 75.406, de nuevo con un evidente hundimiento en relación a lo que había sucedido un año atrás, cuando por esas fechas se habían alcanzado los 257.928.

De ese número, 53.332 eran extranjeros, una cifra que en ese mismo mes de 2019 había sido de 184.534.

Es evidente que todo ello generó también una caída en los niveles de ocupación por cada plaza hotelera, que el mes pasado se situó en un 26,8% frente al 48,6% conseguido en ese mismo periodo del ejercicio anterior. Este porcentaje se situó por debajo de la media nacional, de un 28,9%.

El impacto sobre el empleo también resulta patente, aunque el recorte de trabajadores generado en los establecimientos hoteleros no alcanza el nivel del derrumbe de las pernoctaciones. Durante el mes pasado el personal empleado en este ámbito ascendió a 7.136 personas, cuando un año atrás la cifra había sido de 11.497. Hay que tener en cuenta que marzo presentaba todavía un nivel de apertura de la planta hotelera notablemente bajo y muy centrado en zonas como la Platja de Palma o Calvià.

Ingresos por habitación

Uno de los datos menos negativos, pese a que también muestra una notable bajada, es el de la rentabilidad. Durante ese mes, los hoteles de Balears ingresaron 32,2 euros diarios por cada habitación disponible, con un recorte del 23,6% respecto al ejercicio anterior. Este último porcentaje supone la reducción más limitada de toda España, ya que la bajada media en el conjunto del país fue de un 41%. En relación a otras zonas con peso turístico, queda por debajo del recorte de Andalucía, de un 43%; de Canarias, de un 35,1%; de Cataluña, de un 49,1%, o de la Comunidad Valenciana, de un 50,8%.

Un aspecto señalado por el INE es que en esta ocasión no ha podido facilitar datos por zonas turísticas (como Platja de Palma) debido a que a la hora de obtenerlos buena parte de los establecimientos ya estaban cerrados.

Compartir el artículo

stats