Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boulevard

'The Crown': Doña Pi, Doña Cristina, Doña Sofía y Doña Letizia

Doña Pi introduce a Doña Letizia a la sobrassada, Doña Cristina soñó con ser Reina de España, Doña Sofía odiaba de todo corazón a su cuñada y a la nuera que la ha arrinconado

La catedral de Viena ha ido más lejos que la de Palma en la promoción comercial, con Coca-Cola cubriendo su fachada. stefan

Ha muerto una de las cuatro reinas de la isla. Doña Pi reinaba en el emirato de Kalwià, Doña Letizia veranea en Marivent como Reina de España, Doña Sofía es la indiscutible Reina de Mallorca y Doña Cristina presumió de Reina de Palma hasta que le anularon el ducado. Por razones inexplicables, ninguna integrante del cuarteto se conformaba con su trono insular, y todas deseaban reinar en la vecina España. Confiaban para lograrlo en su superioridad sobre los varones a su alrededor.

Doña Pi intentó reinar en España a través de su hermano menor, Juan Carlos I. Doña Letizia déjamehablar supera en audiencia a su marido. Doña Sofía ha utilizado como vehículo a su esposo infiel y a su hijo devoto. Doña Cristina confiaba en saltar de Duquesa de Palma a Reina de España del brazo del apuesto Don Iñaki, visto que su hermana mayor quedaba descartada para La Zarzuela y que su hermano Felipe de Borbón no tenía muchas ganas de casarse. El desenlace de esta ambición ha sido la cárcel, imaginen el odio de la Infanta hacia la Intrusa.

Las tempestuosas relaciones entre el cuarteto de Reinas de Mallorca daría para una versión arrasadora de The Crown, donde la traducción correcta sería Las cuatro reinas mallorquinas. Nuestra favorita en el póker de damas es Doña Pi, que se instaló con el status de refugiada en la urbanización kuwaití Sol de Mallorca del pseudopríncipe Zourab Tchokotoua, que se pronuncia Zourab Tchokotoua. La avispada Margarita Nájera la recibía cada verano con un ramo de flores regio, sus cortesanos madrileños se apiñaban en el bloque adyacente apodado Gran Hermano.

En el guion de La Crown a desarrollar, Doña Pi introduce a Doña Letizia al vicio de la sobrassada y Doña Cristina no necesitaba el encarcelamiento de Don Iñaki para detestar a la esposa de Felipe VI. En fin, Doña Sofía odiaba de todo corazón a su cuñada y a su nuera, tal vez sea superfluo demostrarlo tras el auto sacramental que escenificaron en la Catedral de Palma.

Recuerden dónde leyeron antes que el citado templo catedralicio deseaba comercializar su terraza para fiestas paganas con ambiente cubano. Adjuntábamos una imagen de un convite en la cima de la Seu, que incluía música satánica de chill out. Tras mi viaje navideño anual a Viena casi dan ganas de pedir disculpas, porque la catedral de San Esteban nos supera en promoción publicitaria, con Coca-Cola como el néctar sacro que cubría su fachada. Así consta en la imagen que hoy nos ilustra.

Ha vuelto Ella con el cambio de década. Reivindico el contacto y me responde con tacto:

-¿Qué te parece si no lo hacemos y decimos que lo hemos hecho?

-Es un trato justo.

Por lo menos puedo presumir, y confirmar que Ella se ha vuelto gaullista, porque nuestro general ya sentenciaba que "Francia debe seguirse comportando como una gran potencia, precisamente porque no lo es". Hay que ejercer los grandes amores, sobre todo cuando ya no existen.

Solo Anna Karina puede igualar a Ella en temperamento. La actriz danesa rodó El Mago en la playa mallorquina del mismo nombre. Dado que nadie ha visto la película pese a Anthony Quinn, Michael Caine y Candice Bergen, fue la primera ocasión en que la esposa de Jean-Luc Godard ahora fallecida mostró sus senos desnudos. Su marido había intentado antes sin éxito que aceptara el destape en lo que sería Al final de la escapada, protagonizada por una Jean Seberg que también cuenta con peripecia mallorquina. Pero esta es otra historia.

Onofre Garcías ha escrito una novela, lo cual siempre es un error pero precisa de ingredientes adicionales para adquirir un perfil criminal. Elige bien tus recuerdos incluye artículos publicados en Diario de Mallorca por un tal Matías del Valle, que quizás les suene, en la sección Al Cazar. Otro que no conoce a mis abogados, Rufus T. Firefly&Firefly, los carniceros de las demandas en defensa del deshonor.

Reflexión dominical ferlosiana: "¿De cuántas personas puede decirse que debieron hacer todo lo que hicieron?".

Compartir el artículo

stats