Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los buses del aeropuerto mueven una cuarta parte de los pasajeros previstos

El número de usuarios está creciendo un 8% anual pero no alcanza los niveles que había planeado la conselleria de Movilidad al diseñar el proyecto

Los autobuses del Aerotib están alcanzando una cifra de usuarios inferior a la prevista. B. Ramon

Los pasajeros de los autobuses que enlazan el aeropuerto de Palma con las principales zonas turísticas de la isla (Aerotib) están creciendo a un ritmo del 8% respecto al pasado año, y sin embargo siguen quedando por debajo de las previsiones del Govern cuando los puso en marcha a costa de un duro conflicto con los taxistas. En palabras del gerente del Consorcio de Transportes de Mallorca (CTM), Maarten Van Bemmelen, estas lineas todavía "se mantienen por debajo de su potencial", aunque los planes de la conselleria de Movilidad pasan por impulsarlas duplicando la que comunica Son Sant Joan con la zona de Calvià.

Durante los meses de mayo, junio y julio, las cuatro líneas del servicio Aerotib han transportado a 109.735 usuarios, lo que supone un crecimiento del 8% en relación al mismo periodo de 2018. Sin embargo, inicialmente se había estimado que a lo largo de seis meses se podía acercar al millón.

La que presenta el mejor balance es la línea A11, que enlaza el aeropuerto con Peguera y Magaluf, al haber alcanzado en esos tres meses los 57.695 pasajeros, es decir, más de la mitad del servicio Aerotib, lo que supone un incremento del 11% respecto al ejercicio anterior. El segundo lugar lo ocupa la A32, que llega hasta Alcúdia, Platja de Muro y Can Picafort, con 32.105 usuarios y un crecimiento interanual del 7%.

El tercer puesto corresponde a la A42 (Cala Bona-Cala Millor), con 10.839 personas transportadas, aunque es la que está creciendo con más fuerza, al conseguir un alza del 20%.

Los peores resultados se están obteniendo en la A51 (Cala d'Or-s'Arenal de Llucmajor), con solo 9.096 usuarios y un descenso del 15%, una evolución que explica que se haya optado por reducir sus frecuencias y hacer uso de vehículos más pequeños para prestar este servicio.

Pero en conjunto, no se ha alcanzado el éxito previsto por el equipo que lidera el conseller Marc Pons. Las esperanzas de la Conselleria están puestas en que con las nuevas concesiones que se van a ir firmando durante los próximos meses, las líneas del aeropuerto mejoren sus resultados. En este sentido, el gerente de la CTM recuerda que dentro de esta nueva planificación, la actual A11 se va a duplicar en dos rutas: una para enlazar Son Sant Joan con Palmanova y Magaluf, y otra para hacerlo con Santa Ponça y Peguera. Hay que tener en cuenta que estas comunicaciones con la zona de Ponent son lasque en estos momentos están consiguiendo los mejores resultados.

El dato más positivo es que los mayores incrementos se registran en mayo, lo que refleja que la temporada turística se está alargando de una forma apreciable.

El presidente de la asociación de autónomos del taxi de PIMEM, Biel Moragues, reconoce que con las cifras antes señaladas, los temores de su sector ante la clientela que podían perder con la puesta en marcha de estas líneas no estaban justificados. Y ello pese a que se generó una de las mayores movilizaciones de este colectivo por las calles de Palma como muestra de su oposición a esta iniciativa.

Moragues no oculta que él era uno de los que pensaba que la cifra de usuarios del Aerotib iba a quedar muy por debajo de las estimaciones realizadas inicialmente por la Conselleria, que atendía una vieja reivindicación del sector hotelero. En opinión del presidente de los taxistas de Pimem, la cifra de turistas que está dispuesta a esperar más de media hora con sus maletas a que parta el autobús, sumado al tiempo que dura todo el trayecto, hace que su competitividad con el servicio del taxi sea muy baja, dado que éste es inmediato y deja al cliente en la puerta de su hotel, aunque sea más caro.

Sin embargo, Moragues reconoce que la estrategia fue mantener inicialmente el enfrentamiento con el Govern a causa de estas líneas para, a cambio de aceptarlas posteriormente, conseguir mayores concesiones en la lucha contra el intrusismo en el sector.

Un motivo de enfrentamiento que vuelve a ponerse sobre la mesa

Cuando la conselleria de Movilidad diseñó las líneas Aerotib, incluyó dos destinadas a enlazar el aeropuerto con el área de Calvià: una para la zona de Magaluf y otra para la de Santa Ponça. Sin embargo, finalmente se vio obligado a unificarlas durante la negociación que mantuvo con el sector del taxi para evitar las movilizaciones que sus asociaciones habían anunciado. Hay que recordar que este colectivo mantuvo en un primer momento una oposición radical a que se pudieran crear enlaces directos entre Son Sant Joan y las principales zonas turísticas de las islas.

Sin embargo, la idea de contar con esas dos líneas entre el aeropuerto y la zona del Ponent mallorquín se recupera dentro de las nuevas concesiones que en breve se van a suscribir y que podrían entrar en funcionamiento a lo largo del próximo año.

Este enfrentamiento entre Conselleria y taxistas se saldó en febrero de 2017 con una manifestación de los segundos por el centro de Palma que movilizó a unas mil personas, aunque a principios de marzo se cerró un acuerdo que supuso elevar el precio del Aerotib previsto inicialmente y renunciar a una de las líneas de Calvià.

Compartir el artículo

stats