Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

La exsecretaria del obispo Salinas será juzgada por robarle mensajes a su exmarido

Sonia Valenzuela está acusada de un delito de revelación de secretos tras la denuncia de su antigua pareja, secundada por la fiscalía

Valenzuela, a la izquierda del obispo, en la foto en la que aparece su exmarido al fondo a la derecha.

Sonia Valenzuela, la mujer que fue relacionada sentimentalmente con el anterior obispo de Mallorca, Javier Salinas, se sentará en breve en el banquillo.

Está acusada de un presunto delito de revelación de secretos, por el que tanto la fiscalía, como su exmarido, Mariano de España, solicitan su condena. El juicio estaba previsto que se celebrara ayer en Palma. Sin embargo, tuvo que aplazarse y se ha señalado una nueva fecha para el próximo mes de mayo.

Este proceso es la consecuencia de la denuncia que presentó hace algunos meses Mariano de España, que acusó a su esposa de haberle sustraído información personal. Según parece, la mujer habría cogido el teléfono móvil de su expareja, sin que él lo supiera, y lo llevó a un técnico para que descargara toda la información guardada en el celular. El técnico habría descargado tanto fotografías, conversaciones escritas, como correos electrónicos enviados y recibidos por Mariano de España. Después habría utilizado esta información en los procesos judiciales que tiene con su exmarido, ya que la pareja decidió separarse después de que el marido enviara un escrito al Vaticano denunciando que el obispo Salinas mantenía una relación, que calificó de impropia, con su secretaria.

No es el único procedimiento judicial que enfrenta a este matrimonio. Hace dos años la mujer presentó una denuncia en el juzgado de violencia contra la mujer. Acusó al padre de sus tres hijos de haberla sometido durante años a un maltrato, no físico, sino psicológico. Denunció que habría sufrido multitud de episodios de humillaciones verbales y vejaciones. El caso continúa investigándose en el juzgado, sin que se haya adoptado todavía ninguna decisión.

Este caso, que escandalizó a la iglesia de Mallorca, representó el cese del obispo Salinas, que fue enviado a Valencia. Las explicaciones del religioso de que todo el escándalo respondía a la reacción celosa de un marido no convenció al Vaticano, que ordenó su traslado a otra diócesis.

Unas fotos que revelaban una relación "especial"

Mariano de España tenía fundadas sospechas de que su mujer mantenía una relación, más allá de lo laboral, con el obispo Salinas. Para aclarar sus dudas contrató a un detective privado, para que realizara un seguimiento de Sonia Valenzuela. El investigador tomó fotografías que revelaban una relación "especial" entre Salinas y su empleada, aunque ambos siempre negaron que en algún momento hubieran sido pareja. Durante muchos días la mujer acudió al obispado sobre las diez de la noche y era Salinas el que le abría la puerta de su residencia. También se averiguó que Valenzuela y Salinas hablaban casi cada noche de madrugada por teléfono.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats