Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Nacho Carretero: "El periodismo balear ya está tardando en coger Son Banya y hacerle un libro"

El periodista gallego cree que el poblado, en el que estuvo hace unos años, ofrece "una historia apasionante"

El periodista Nacho Carretero posa para esta entrevista ayer en Palma.

El periodista Nacho Carretero posa para esta entrevista ayer en Palma. M. MIELNIEZUK

Desgraciadamente, esta semana a un gallego hay que preguntarle por la ola de incendios. En Balears tuvimos hace tres años el de Andratx

La masa forestal en Galicia no está bien cuidada, está muy abandonada y aunque hay leyes muy estrictas de controlar la maleza, la Xunta no está aplicando esas leyes. En la Galicia rural hay mucho voto del PP y enfrentarse a esta gente tendría un coste electoral. Los gallegos se enfadan, pero también es verdad que el fuego sigue siendo una herramienta. No faltan medios pero sí medidas de prevención y pedagogía.

El fuego en Galicia ha sido lo único que ha quitado algo de protagonismo a Cataluña. Estuvo el 1-O en Barcelona. ¿Vio una situación que pueda resolverse?

Sí, y de hecho creo que se va a resolver. Lo que vi fue una polarización muy grande. El debate ha pasado de lo argumental a lo pasional y ahí hay peligro. Si el Gobierno sabe llevar los tempos y contemporizar se puede ir enfriando el asunto y llevarlo hacia un stand by, pero será cíclico.

El 1-O fue el día de más tensión y que más llamó la atención a los medios internacionales.

El 1-O hice un reportaje acompañando a un colegio electoral una jornada entera. Me pareció torpe lo que hizo el Gobierno, de enviar a la Guardia Civil y a la Policía Nacional a quitar urnas. Fue contraproducente y se indignó a la gente. La batalla de la imagen la perdió ese día el Gobierno. La lectura de fondo es otra: hay una ilegalidad y se intenta impedir. Por suerte, se ha enfriado un poco.

Con el encarcelamiento de los líderes de la ANC y Òmnium, ¿España tiene presos políticos?

Absolutamente no. Es una utilización barata del lenguaje. El Poder Judicial, que no el Gobierno, acredita que han cometido un delito y por eso les condena. Puedes estar de acuerdo o no en la condena y puedo reconocer que tiene consecuencias políticas, pero ¿presos políticos? Para nada.

¿Se está informando bien en un lado y otro sobre la situación que hay en Cataluña?

Creo que el escenario ha alcanzo un estado de sentimentalismo en que ya se acusa de manipulación a informaciones que no gustan. Y ocurre en las dos partes: en la manifestación constitucionalista salieron agredidos periodistas de TV3 y de la independentista salieron escoltados los periodistas de La Sexta. Es un ejemplo de esto llevado al extremo.

Llevamos un año hablando de postverdad. ¿Hay postverdad en el conflicto con Cataluña?

Sí. Por ejemplo, yo soy gallego y estoy de acuerdo en que el Estado no ha sabido manejar bien las identidades. Lo que a mí se me decía que era ser español no me encajaba con mi entorno: se hablaba distinto y había otra cultura. Dicho esto, la postverdad es que hay una opresión, que hay un régimen y que hay presos políticos. Es un relato, una ficción. Como este vídeo de Help Catalonia que aparece una mujer llorando. He visto lo que es la opresión de un régimen en países donde la gente lo están pasando realmente mal y utilizar esa retórica en Cataluña me parece muy irresponsable.

Ha venido a Palma

Es un periodismo que exige tiempo y dedicación. Necesitas medios y sobre todo logística. Es muy complicado para los medios, pero se está apostando por él porque a la gente le interesa.

El éxito le ha venido por su libro Fariña

En España hemos escondido ciertos capítulos que periodísticamente son súper interesantes. En Italia explotaron culturalmente todo el tema de la mafia. Sin embargo, en España ¿dónde está la calle?¿Dónde está la mafia? Al final, hemos aprendido de estas series, de estos reportajes y nos hemos quitado los complejos. Pero en España queda por contar todavía mucho de nuestra historia.

Hablar de narcotráfico en Palma es hablar de Son Banya.

Hace un par de años hice un reportaje. Hice una serie de artículos de barrios conflictivos de España. Estuve en el barrio. No sé cómo está ahora, pero en aquel momento era una cosa tremenda.

La figura del narcotráfico aquí ha sido la matriarca de Son Banya, La Paca. ¿También tendría su libro o una serie?

Claro que lo tendría. Cuando estuve aquí estuve hablando del poblado con el periodista Lorenzo Marina y ahí hay libros, historias y anécdotas tremendas: coches con dobles fondos, chabolas que por dentro son palacios, vamos, yo creo que ya tarda el periodismo balear en cogerlo y convertirlo en una historia apasionante.

Ha estado en Siria o en Nigeria, y el éxito le ha venido por una historia de Galicia. Al final, ¿las mejores historias están más cerca de lo que pensamos?

Sin duda. A veces pensamos que cuanto más lejos y más chungo el sitio, mejor. Y no. No se trata tanto de irte al fin del mundo como de hacer buen periodismo. Y el buen periodismo puede estar en Irak o en tu barrio. Las buenas historias están en cualquier sitio y la cuestión es encontrarlas, descubrirlas y saberlas contar.

Compartir el artículo

stats