Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Discrepamos donde teníamos que discrepar en la forma de aplicar el TIL"

-Cuando era conseller del Govern Bauzá se aprobó el TIL y usted calló. Al perder las elecciones mostró su desacuerdo.

-Dos matizaciones importantes. Nosotros hablamos donde teníamos que hablar. No solo yo, mucha otra gente también habló. Y todos estábamos de acuerdo con el fondo de que nuestros alumnos salgan más formados con tres lenguas. Ahora bien, en la forma de aplicarlo discrepamos muchísimo. Al ver la situación, optamos por la lealtad total al líder del proyecto. Pero que quede claro que muchos dimos nuestras opiniones discrepantes y se lo puede preguntar a muchas otras personas del partido.

-¿En aquel momento ya se preveían las consecuencias electorales que podía tener el TIL?

-Yo creo que las cosas se pueden conseguir de muchas formas. Uno puede subir a Lluc de distintas maneras. Se puede ir de forma tranquila, sin pisar la cola al gato, haciendo las cosas para sumar. Aquí es cuando los éxitos están asegurados cuando el fondo de tu propuesta es bueno. La lástima fue estropear este fondo tan bueno con las formas que se utilizaron para aplicar el TIL.

-¿En temas de lengua cuál es la propuesta del equipo de Biel Company?

-La lengua se ha politizado y no creo que eso le haga ningún bien ni a nuestra lengua ni a nuestra cultura. Tal como dice el Estatut tenemos dos lenguas oficiales: el catalán de Mallorca, Menorca Eivissa y Formentera con sus respectivas variantes y el castellano. Yo apuesto, tal y como también dice el Estatut, por que se potencien nuestras modalidades. Aquí hablamos mallorquí, en Menorca el menorquí, en Eivissa el eivissenc y en Formentera el formenterenc. Lo que se pide es que a la hora de escribir también se utilicen las modalidades de cada isla que nos dan una riqueza cultural importante. Este tema ya está muy debatido y lo que también tengo claro es que la lengua nos identifica culturalmente.Sin embargo, lo que debemos evitar a toda costa es provocar su politización.

-Esperanza Aguirre le llamó catalanista.

-No sé por qué tenemos que crear conflictos de mallorquines contra castellanos o catalanes. Yo lo tengo claro que nuestras costumbres y nuestra cultura son nuestras. Me llaman catalanista, tengo muy buenos amigos en Cataluña, es una comunidad que siempre se ha caracterizado por tener un gran empresariado, pero a la hora de mandar los catalanes que manden en Cataluña y los de Balears mandaremos aquí.

Compartir el artículo

stats