Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La burbuja del alquiler turístico: las zonas

La burbuja del alquiler turístico: las zonas

1

Es Rafal · Son Cladera · El Vivero · Hostalets. Es una zona amplia en el norte de Palma, homogeneizada por un rasgo: es donde más fuerte golpeó la crisis. Por eso hay cientos de pisos aún en manos de bancos, tras la ola de desahucios de trabajadores en paro. Y por eso los precios de venta aún son bajos. Ya no ocurre lo mismo con el alquiler: los pisos de más de 70 metros (en buen estado) superan los 650 euros al mes. En calles más nuevas y mejor comunicadas, los precios empiezan a acercarse a los mil euros.

2

La Soledat · Llevant. Es la zona más barata. También la más deteriorada. Eso afecta a los precios, que aún así han subido y hoy están al nivel que se pagaba hace un año por alquilar cerca de avenidas en zonas como Pere Garau o Ses Estacions. Lo más barato, en la zona más degradada de la Soledat, sale por 500 al mes (un tercero sin ascensor de 90 metros). El resto de pisos suben de 600, precio que solo se encuentra en apartamentos bastante deteriorados y sin muebles. Reformados y amueblados cuestan en torno a 750 euros, con 850 euros como valor más habitual.

3

Cinturón de avenidas (Pere Garau, ses Estacions, General Riera, 31 de desembre). Es la nueva zona noble de los residentes: desalojados del centro por el alquiler turístico, quienes quieren vivir cerca del centro han cruzado avenidas. Y los precios corren. El mismo piso reformado de 65 metros que hace un año se alquilaba en el tramo más céntrico de calle Manacor por 700 euros hoy cotiza a 950 euros el mes. Es un ejemplo real de un mercado que pide en todos los casos más de 800 euros por vivir cerca de avenidas, ya sea en Nuredduna, Marqués de la Fontsanta, Arxiduc o General Riera, donde los precios están casi siempre por encima de los mil euros y abundan los de entre 1.200 y 1.800 euros.

4

Es Forti · Son Cotoner · Son Dameto. En Son Cotoner, plaza Madrid o Camp d’En Serralta aún es posible encontrar alquileres por 650 euros, aunque la mayoría están ya a precios que antes solo se veían en el centro de Palma, a 750 euros al mes. En Son Dameto no bajan de 800 y si se busca por paseo de Mallorca el turismo ha hecho estragos en el presupuesto de quienes viven de alquiler: hay que pagar de 1.000 euros para arriba. Y eso cuando el estado de conservación deja que desear: los pisos reformados y con muebles se van siempre por encima de los 1.500 euros.

5

Son Armadans · Paseo Marítimo. Si se apaña con 50 metros, aún puede encontrar piso por 500 euros en Son Armadans y calles como Joan Miró. Si no, prepare mucho más dinero o busque compañeros de piso: cualquier inmueble de más de 60 metros en un estado de conservación medio le costará más de 750 euros, que es lo que piden en El Terreno o Joan Miró. Conforme la ubicación se acerca al centro o al mar y el piso acumula comodidades como terraza o plaza de garaje, el precio se acerca a los 1.000 y 1.200 euros.

6

Santa Catalina. ¿Busca un alquiler de larga estancia en Santa Catalina? Llega tarde. Es uno de los barrios de moda, con factores que disparan el precio como la creciente comunidad internacional ligada a la náutica. Los sueldos elevados de marineros y técnicos suecos, australianos, sudafricanos, estadounidenses, neozelandeses y británicos alimentan la subida de precios. Así se explica que estos profesionales estén alquilando habitaciones en piso compartido por 120 euros a la semana, ojo, que son 480 al mes. Si a eso se le suma la fiebre del alquiler turístico, se explica que en la zona esta semana solo hubiera nueve pisos en alquiler en portales masivos como idealista.com. La escasez hace que lo que se pide por los disponibles sean cifras lejos del alcance de un sueldo medio mallorquín. Un ejemplo: calle Fàbrica, piso de 90 metros, dos habitaciones, sin ascensor, por 1.750 euros. Otro, a unos metros: ático de 95 metros, tercero sin ascensor, bastante deteriorado, 1.200 euros.

7

Ciudad antigua, centro. Es el corazón de la gentrificación, el proceso por el que los residentes son desalojados por precios inasumibles para su nivel de vida. Buhardillas de 70 metros casi sin luz cerca de Cort que hace tres años estaban a 400 euros hoy se alquilan por 800. Y gracias: apenas hay oferta para residentes en un barrio que alquila pisos a turistas por 200 euros la noche (este mismo verano). El medio centenar de pisos que ofrece hoy el mercado de larga estancia en Cort, Gerreria, Monti-Sion, Seu, la Llotja, Missió, Sindicat y aledaños cotizan entre los 700 de los más pequeños, menos iluminados y en peor estado y los 2.000 al mes de los amplios y reformados. Se explican así las presiones (incluso desalojos) documentadas en este diario por inquilinos con contratos (y precios) de hace una década.

8

Part Forana. Alquilar un piso luminoso, recién reformado, de más de 100 metros, con vistas y terraza por 500 euros es posible, pero hay que irse a Sineu. O a Porreres, Binissalem, Llucmajor o Sant Jordi (Palma). Y buscar, que incluso en estos pueblos los precios están subiendo. Interpretan el papel de dormitorio que antes tenían los barrios cercanos a las avenidas de Palma o Marratxí, donde hoy apenas se alquilan chalets a más de 1.200 euros.

Compartir el artículo

stats