Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

La mafia rusa de Petrov blanqueó 50 millones de euros en Mallorca

El líder del grupo criminal se dedicó a crear empresas y a comprar viviendas y solares por diferentes localidades de la isla

Petrov pagó 3,3 millones de euros por su lujosa vivienda de Sol de Mallorca, en Calvià. b. ramon

Gennadius Petrov, el líder del grupo mafioso ruso Tambovskaya, estableció su residencia en Mallorca en el año 2000. Dos años antes había huido de su país, acosado por otros grupos criminales que habían puesto precio a su vida y decidió cambiar de aires y establecerse muy lejos de su país. Primero siguió a otros mafiosos, que habían comprado casas en la costa de Levante, en concreto en Alicante. Pero al poco tiempo Petrov buscó otro refugio y eligió la isla de Mallorca para establecerse con su familia. Pero aunque estuviera lejos de su país, desde su casa de Calvià continuó controlando su organización criminal, como señala el escrito que ha elaborado la fiscalía Anticorrupción. Y dado que residía en España, decidió realizar inversiones para blanquear el dinero que estaba ganando en su país a través de negocios controlados por su grupo criminal.

En los informes policiales que se han aportado en la investigación de la operación Troika, que supuso la desarticulación de esta organización mafiosa, se señala que la mafia rusa blanqueó en la isla unos 50 millones de euros. Operaciones económicas que consistieron en ampliaciones de capital o préstamos a empresas, movimientos económicos de cuentas situadas en paraísos fiscales y, sobre todo, la compra de inmuebles. Petrov controlaba cuatro sociedades, con las que realizó dichas operaciones inmobiliarias. Se trató de las sociedades Inmobiliaria Calvià 2001, Inmobiliaria Balear 2001, Darver Limited y Centros Comerciales Antei. No siempre era el propietario de todo el paquete accionarial de estas sociedades, pero era quien tenía el control sobre las operaciones que se realizaban. En algunas de estas empresas participaban también su mujer y su hijo, que era precisamente quien se encargaba de controlar sus negocios en Rusia.

Petrov fue detenido en su lujosa mansión de la urbanización Sol de Mallorca en el verano de 2008, en una operación que dirigió el entonces juez Baltasar Garzón. Esta vivienda se convirtió en su centro de operaciones. La mansión, en primera línea de mar, construida con materiales de primera calidad, fue vendida por 3,3 millones de euros. Petrov la adquirió a través de una de las sociedades. El dinero lo recibió poco antes de la compra a través de una transferencia bancaria desde Rusia. Precisamente la mafia rusa había elegido esta urbanización de Mallorca para que residieran varios de sus integrantes. Además de Petrov, cerca de su casa residían otros tres integrantes de su organización criminal. El mafioso estaba obsesionado en tener cerca a sus hombres de confianza, como muestra que los tres residían en la misma urbanización, en casas ubicadas muy cerca unas de otras.

Pero Petrov no solo invertía su dinero comprando fincas y terrenos en Calvià. Diversificaba sus negocios en Palma y en Valldemossa. Adquirió, junto a un socio, una vivienda en un lujoso edificio del Paseo Marítimo, que después vendió. También intervino en la compra, a través de una sociedad, de una lujosa mansión en la urbanización George Sand de Valldemossa. La última operación que realizó el jefe mafioso fue la compra de un lujoso inmueble en la calle Vía Malgrat, en Santa Ponça. La operación supuso un desembolso de siete millones de euros. El dinero utilizado procedía de cinco sociedades distintas, controladas todas ellas por la mafia, ubicadas en las Islas Vírgenes. Cuando fue detenido disponía de un saldo bancario de 10 millones.

Compartir el artículo

stats