Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opacidad

El Govern no justifica 18 visitas oficiales a Menorca de la exconsellera Camps

La conselleria de Educación se niega a explicar qué actos de interés general motivaron los desplazamientos pagados con dinero público

Joana Maria Camps y Núria Riera se intercambian la cartera de Educación y Cultura, tras la destitución fulminante de la primera. b. ramon

El Govern se niega a explicar qué actos oficiales protagonizó en Menorca -su isla natal y de residencia- la exconsellera de Educación y Cultura, Joana Maria Camps, en al menos 18 ocasiones distintas entre 2013 y 2014, pese a que los viajes de avión fueron abonados con dinero público. "No se dispone de esta información", se parapeta insistentemente la sucesora de Camps en el departamento, Maria Núria Riera, para no desvelar cuáles eran los motivos reales por los que Camps permanecía en la isla vecina.

La diputada de Més Fina Santiago requirió a la Conselleria que le informara de cuál había sido la agenda oficial de Camps durante siete de sus estancias en Menorca en 2013 y otras once el año pasado. En todos los casos los desplazamientos fueron costeados por el Govern. El periodo abarca desde el 20 de mayo al 4 de noviembre, en el caso de 2013, y entre el 23 de enero y el 11 de septiembre de 2014. En todas las peticiones, la respuesta de la consellera Riera es la misma: "Teniendo en cuenta que la señora Camps cesó junto con todo su equipo el 26 de septiembre de 2014, actualmente no se dispone de esta información".

Plus de 22.000 euros

Desde Més sospechan que Camps camuflaba como visitas de carácter oficial muchas de sus estadías privadas en Menorca. De este modo el Govern asumía presuntamente los gastos de los desplazamientos, y ella podía disponer de las dietas para otros menesteres.

Los consellers cuya residencia habitual está en Menorca o Eivissa cobran un suplemento de 22.000 euros brutos al año para costearse el transporte desde sus respectivas islas a Palma, y viceversa, con el objetivo de conciliar el ejercicio de su cargo público con la vida familiar, especialmente los fines de semana. Esta asignación también les sirve para alquilar una casa en Mallorca o pernoctar en hoteles o cubrir otros gastos adicionales (comidas, taxis...). "No tienen que justificar en qué se gastan ese dinero", señala Santiago, quien se muestra convencida de que Camps hacía pasar como oficiales visitas en realidad privadas, con lo que se ahorraba tener que abonar los vuelos de su bolsillo.

Mientras estuvo en el Govern, muchas veces Joana Maria Camps permanecía en Menorca los lunes, sin aparentemente tener ningún acto oficial. Por lo menos el Govern hasta ahora no ha explicado lo contrario.

Es el caso de los días 20 de mayo, 15 de julio, 14 de octubre, 4 de noviembre -todos de 2013-, o las jornadas del 23 de enero, 10 y 17 de febrero del año pasado, que también cayeron en lunes. Desde Més sostienen que la exconsellera de Educación 'alargaba' muchos fines de semana para así pasar más tiempo en su tierra.

Este diario desveló en exclusiva la afición de Joana Maria Camps por cogerse 'puentes' de tres o cuatro días cada semana, desde los viernes por la tarde tras el consejo de gobierno hasta los martes por la mañana, cuando estaba obligada a acudir a los plenos del Parlament. Hasta en 32 ocasiones Camps habría cargado al erario público sus viajes particulares a Menorca, siempre con fines de semana de por medio.

Las noticias de este rotativo motivaron a la Assemblea de Docents a presentar una querella por supuesta malversación de fondos públicos; la Fiscalía no apreció delito penal y archivó las diligencias al considerar que había acreditado que la consellera representó en algún acto al presidente del Govern, sobre todo en ferias y fiestas patronales en pueblos menorquines. Camps mostró su satisfacción al conocer la decisión del Ministerio Público, y declaró que ella nunca hizo "nada que no hubieran hecho antes todos los consellers de las islas menores".

"Opacidad intolerable"

Tras el carpetazo del fiscal, Fina Santiago inquirió entonces a Educación que le detallara en cada caso las actividades oficiales que tuvo Camps los días restantes que motivaron su desplazamiento a Menorca sufragado por las arcas públicas. Es decir, si el Govern alega que un domingo la exconsellera presidió algún acto público, Santiago exigió saber qué hizo el lunes siguiente, teniendo en cuenta que no voló a Palma hasta el martes, y el viaje lo pagaba el Govern. En ningún caso Núria Riera lo justifica, amparándose en que carece de estos datos.

Para la diputada de Més, es "absolutamente intolerable" que la actual titular de Educación y portavoz del Govern se niegue a facilitar la información solicitada. "Es muy grave que una consellera diga que no sabe que hacía su anterior responsable, no es de recibo porque un gobierno dispone de una agenda oficial de actos y todo queda registrado. Queda claro que el PP actúa con opacidad porque saben que Camps tiene mucho que esconder".

Desde su destitución fulminante -corroborada por el propio presidente Bauzá- tras tumbar los jueces el conflictivo TIL, Camps ha regresado a Ciutadella, donde regenta un despacho de agente de la propiedad inmobiliaria.

Cabe señalar que meses antes de caer en desgracia la propia menorquina podía haber respondido al requerimiento de Més, ya que las preguntas sobre su agenda se presentaron cuando todavía era consellera. Sin embargo, Joana Maria Camps optó por la callada por respuesta.

Compartir el artículo

stats