Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro / Palma

La reina Concha

Concha Velasco protagoniza ´Reina Juana´, obra firmada por el director del Centro Dramático Nacional

La reina Concha

La reina Concha

Concha Velasco se reencontrará con su público hoy y mañana en el Teatre Principal de Palma con la obra Reina Juana, en el papel de la Juana de Castilla.

Juana de Castilla arrastrará para los restos el apodo de ´la loca´. El personaje histórico ha sido enmarcado por el inconsciente colectivo en una serie de tópicos ya casi inapelables. El más recurrente asegura que su enajenación proviene de los desaires de Felipe el Hermoso. Pero su complejidad psíquica trasciende las habladurías, como demuestra este montaje estrenado en La Abadía. Un tridente escénico de auténtico lujo las desmonta y perfila a una mujer lúcida, ilustrada, maternal y muy coherente con su conciencia, que puso por encima de la razón de Estado.

Ernesto Caballero, director del Centro Dramático Nacional, firma un revelador monólogo, que Gerardo Vera cristaliza con infinitos matices sobre las tablas y Concha Velasco, en estado de gracia interpretativo, dota de un humanismo conmovedor.

Un personaje, el que encarna Concha Velasco, que siente, emociona y ama, como ella misma ha reconocido; sensaciones y realidades que plasma en su prodigiosa interpretación que captará la atención del espectador desde el principio.

Una mujer, Juana ´la loca´ que ha conquistado a quien ha visto la obra hasta la fecha, y a los que ha hecho sus confesores para contar sus vivencias, repasar su vida, revivir todos los momentos importantes y, por supuesto, para rendir cuentas a todos aquellos que la fueron desterrando.

Convertida en una sombra, primero por su marido Felipe ´el Hermoso´, después por su padre, Fernando ´el católico´, que la recluye en Tordesillas, y, finalmente por su hijo Carlos V, que la ignora.

Partiendo de la figura histórica por la que se sienten especialmente atraídos los creadores de ficción, el texto plantea desde reflexiones de una gran contemporaneidad todas las grandes preguntas de una época que, según el propio director, estuvo "marcada por la intolerancia religiosa, la corrupción política y la ambición desmesurada de una monarquía absolutista cuyos ecos, por desgracia, aún resuenan en nuestros días".

escena. Lugar: Teatre Principal de Palma. Viernes y sábado a las 20 horas.

Compartir el artículo

stats