Patricia Rosselló lleva el gen emprendedor en la sangre. Acumula más de 20 años de experiencia en el sector turístico y aunque ha trabajado para grandes compañías destaca por los proyectos exitosos que ha puesto en marcha. El último de ellos, Roibos, es «una empresa totalmente disruptiva, es un Marketplace de distribución hotelera B2B».

Llamamos a esta sección ‘Dones d’Empenta’, ¿Se considera una mujer emprendedora?

Sí, vengo de una familia emprendedora, mi padre tenía una agencia de viajes y mi madre un pequeño comercio. En casa siempre vivimos «el subir la barrera» todos los días, lo llevo en el ADN. Desde que finalicé mis estudios universitarios he estado prácticamente toda mi vida laboral hasta la fecha desarrollando y creando empresas.

Desarrolla su carrera en turismo, ¿Es difícil encontrar un espacio para emprender en un sector como éste?

En turismo, como en cualquier sector, lo importante es identificar las oportunidades, ver las ineficiencias del mercado, identificar cambios en los procesos, beneficiarse de las nuevas tecnologías, adelantarse al comportamiento del cliente… En el sector Travel se pueden descubrir oportunidades muy interesantes para emprender, además por razones familiares e incluso por razones geográficas (Mallorca es la cuna del turismo) me ha resultado fácil descubrir estas oportunidades y emprender con soluciones innovadoras.

Como emprendedora ha puesto en marcha varios proyectos, pero también ha trabajado para otras empresas ¿Qué le da el emprendimiento que no encuentra en empresas ajenas?

Hay una razón fundamental y es que yo me siento empresaria, creadora de valor. Trabajar para un tercero, en general, se centra más en la gestión y administración de lo que otros han creado, en mi caso, mi vocación y energía está más en el ámbito de innovar y crear empresas. En ambos casos hay responsabilidad en hacerlo bien, pero emprendiendo, ademas tienes la responsabilidad del personal que trabaja contigo, hay un nivel de responsabilidad doble, por tí y por tus colegas.

La plataforma Roibos es su último proyecto empresarial. ¿En qué consiste? ¿Diría que es una idea novedosa?

Roibos es una empresa totalmente disruptiva, es un Marketplace de distribución hotelera B2B. Cuando hablamos de Marketplace uno siempre piensa en Amazon muchos proveedores y muchos clientes, en nuestro caso hablamos de un Marketplace de casi 8000 hoteles y más de 75 Operadores de Viajes (entre OTAs, Agencias Mayoristas y Tour Operadores) con los que contamos hoy. Nacimos en la pandemia, nuestro afán de digitalización y nuestro carácter innovador nos posicionan ya como líderes en el sector. Es novedosa, ya que antes nadie había provisto una solución que permitiera a hoteles y agentes B2B a firmar un solo contrato y tener acceso a acomodación hotelera sin la necesidad de renovar contratos o firmar multiples veces. Sólo con una firma se accede de forma continua a todo el portfolio. Además, la posibilidad de controlar cómo quiere un hotel la distribución, dota de una transparencia que antes no había en el mercado.

La tecnología es la base de su negocio, ¿Qué puertas está abriendo esta herramienta en el sector?

Esta herramienta supone la digitalización de una serie de procesos en la distribución hotelera B2B, (carga de contenido, pasando por la contratación, gestión de reservas y cobro de las mismas) lo que representa un aumento significativo en la eficiencia de todos estos procesos, una reducción de los costes, una reducción de los tiempos de gestión y comercialización y un empoderamiento del hotelero de su política de distribución. Además, simplifica la enorme complejidad tecnológica que en estos momentos existe en el mundo de la distribución de hoteles.

La sostenibilidad es uno de los retos al que nos enfrentamos como sociedad, ¿Cómo diría que lo está resolviendo el sector turístico?

Hay numerosísimos ejemplos de iniciativas que en estos momentos se están llevando a término en prácticamente toda la cadena de valor del sector. La aviación, el trasporte, el alojamiento y la distribución tienen múltiples ejemplos de disminución de huella de carbono, reducción de consumo eficiente de materiales, iniciativas de economía circular, disminución de recursos hídricos y energéticos etc. Creo que sin duda es uno de los sectores que más está avanzado en esta dirección, entre otras cosas, por que el medio ambiente es parte sustancial de la experiencia turística del cliente, por tanto los diferentes actores del sector son plenamente conscientes de que este terreno, es un campo donde todos deben emplear los máximos esfuerzos si queremos tener una industria sostenible a largo plazo. 

Vivimos en una comunidad que basa su economía en el turismo, ¿Hacia dónde cree que se encamina el futuro de esta actividad?

La historia del turismo en Baleares es una historia de éxito, basada en el deseo de nuestros habitantes desarrollar y fomentar dicha industria. Y así como hemos sido capaces de crearla en los años 50-60, vamos a ser capaces de redefinir el modelo de desarrollo del Siglo XXI. Ya se apunta en la dirección (desde mi punto de vista correcta) de primar más la rentabilidad del uso de los recursos públicos y privados que en explotar estos recursos de manera indiscriminada. Por tanto, cabe pensar que en los próximos años seguiremos viendo procesos de transformación y mejora de la oferta que seguramente traerán una demanda de más valor añadido y una preservación exquisita de los recursos naturales que por definición son muy limitados y muy frágiles en nuestras islas. 

La situación de la mujer en las empresas de Baleares está en una dirección muy sana

¿Diría que Baleares es innovadora y emprendedora en turismo?

Sin duda, esta industria, tal y como está concebida se inventó aquí. No existe en el mundo antecedentes a la industria turística a gran escala hasta que fue desarrollada allá sobre los años 50 en Mallorca. A partir de esto, de aquí han salido grandes compañías hoteleras, grandes compañías de distribución, grandes compañías de empresas auxiliares de servicios turísticos y de tecnología que forman unos clasters de innovación y desarrollo punteros a nivel internacional. 

A partir de su experiencia, ¿Cómo ve la situación de la mujer en el mundo empresarial? 

Hoy en día buena parte de las empresas punteras en Baleares cuentan con mujeres en su alta dirección; Iberostar, Riu, Piñero, Sampol, Puerto Portals… creo que en el ámbito laboral la situación de la mujer en las empresas de Baleares está en una dirección muy sana. Ya es una realidad, Baleares cuenta con la mujer en cargos directivos en las grandes, medianas y pequeñas empresas, lo que es una gran noticia para una sociedad justa y equilibrada.

¿Qué cree que tendría que ocurrir para que viéramos más mujeres dirigiendo, investigando o desarrollando cualquier trabajo en los que ahora somos minoría?

El desarrollo de políticas de conciliación y el apoyo a las familias. Estos son los dos elementos más relevantes hoy en día. Es un hecho que la mujer está con plenos derechos y en igualdad de oportunidades; en muchas carreras universitarias y en muchos trabajos la mayoría ya son mujeres. Lo que dificulta su desarrollo profesional es el rol que aun predomina en el cual la mujer es el pilar de la familia, por tanto, todo lo que sea ayudas a mejorar el desarrollo familiar desde el punto de vista económico y mejorar la conciliación laboral redundará sin duda alguna en una plena normalización de la promoción de la mujer a cargos directivos.

¿En qué ha afectado ser mujer en su carrera?

En mi caso, nunca he tenido ninguna traba o he sentido ningún impedimento a desarrollar mi trabajo o desarrollar los objetivos que me había propuesto. He de añadir que siempre he contado con el apoyo incondicional de mis padres sin los que difícilmente habría llegado hasta aquí.