Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresas

Cannabis para regenerar la piel

Germaine de Capuccini revoluciona el sector de los cosméticos con cremas innovadoras

El CEO de la compañía, Miguel Ángel López, y los laboratorios de su centro productivo en Alcoy. Juani Ruiz

La innovación siempre ha formado parte del ADN de Germaine de Capuccini, una empresa alcoyana dedicada al sector profesional de la cosmética que nació en el año 1964 como un proyecto personal de una mujer emprendedora como Carmen Vidal, y que en estos momentos se encuentra presente en más de 80 países. Fiel a su filosofía, la compañía sigue investigando para lanzar al mercado propuestas revolucionarias, como es el caso de una crema basada en aceite de cannabis capaz de regenerar la piel, o una gama solar con ingredientes biodegradables respetuosa con el medio marino.

Fue Carmen Vidal la que fundó la firma cuando tenía 54 años. En un momento en el que las empresarias eran poco menos que una anomalía en un mundo dominado casi en exclusiva por los hombres, esta mujer decidió poner en marcha Germaine de Capuccini después de haberse formado como enfermera y fisioterapeuta en Argelia, donde nació de padres españoles, y posteriormente como esteticista profesional en Francia.

Germaine era el nombre por el que la conocían a ella en París y, Capucine, el de una de las actrices y modelos más famosas y bellas de aquellos años. La combinación de ambos conceptos dio forma a esta marca que tuvo desde el principio una vocación internacional y de empoderamiento femenino. De hecho, ofreció a las mujeres de los años 60 una formación y un oficio en los centros de estética que se fueron creando en numerosos países para dar salida a los productos profesionales que la compañía iba produciendo en el municipio alicantino de Alcoy, donde mantiene sus instalaciones.

Cambio de propiedad

Desde entonces, muchas cosas han acontecido, incluido un cambio de propiedad en 2019, momento en el que las diferentes ramas de la familia fundadora acordaron la venta a los fondos Acon y Torreal, que son los que están al frente ahora de la compañía. Pero la filosofía sigue siendo la misma, con 4.000 centros de estética distribuidos por más de 80 países que utilizan los cosméticos producidos por Germaine de Capuccini.

El CEO de la empresa, Miguel Ángel López, destaca que es ahí donde reside el éxito de la firma. "Nuestro compromiso -enfatiza- es con los consumidores, que tienen que obtener unos resultados visibles en su piel cuando se les aplican nuestros productos de forma profesional".

Y es ahí donde cobra una importancia vital la labor de investigación e innovación que se desarrolla en los laboratorios de la empresa. "Lo importante no son solo los ingredientes que elegimos, sino la liberación de los activos en la piel. Que se puedan vehiculizar donde resulten necesarios y que la liberación se produzca de manera lenta y efectiva", destaca Miguel Ángel López.

En este contexto, durante dos años seguidos la compañía ha logrado el Premio Vogue de Belleza, en 2021 al mejor tratamiento en cabina con Timexpert Rides, y en 2022 al mejor producto nacional, con Repair Night Progress. En el primer caso se trata de un tratamiento que actúa en todas las capas de la piel, de gran efectividad en la estimulación del metabolismo celular y en hidratación, y, en el segundo, de un ‘booster’ concentrado con hasta 22 ingredientes activos con un efecto antiedad y reparador intensivo.

Con todo, la factoría de Germaine de Capuccini es inagotable, y de ahí que acabe de lanzar al mercado el denominado Timexpert Sun, un producto de protección solar que se ha reformulado de manera que sea respetuoso con el mar. Para ello, se han elegido ingredientes biodegradables libres de siliconas, al tiempo que están exentos de oxibenzona y octilmetoxicinamato, dos filtros prohibidos por una legislación pionera en Hawai, al estar bajo sospecha por las posibilidades que tiene de contribuir potencialmente al blanqueamiento de los corales.

Por otro lado, y dentro de la línea Ainhoa Cosmetics, se ha desarrollado el Cannabi7, un producto basado en aceite de cannabis orgánico, que, según las investigaciones desarrolladas por la compañía, aporta beneficios cutáneos como nutrición, hidratación, protección y regeneración, sin olvidar otras propiedades de bienestar, suavidad y alivio ante el enrojecimiento.

Germaine de Capuccini, con una plantilla compuesta por 240 trabajadores, logró recuperar el año pasado las cifras de facturación prepandemia, con 36,5 millones de euros. En la actualidad, está creciendo a un ritmo del 20%.

Compartir el artículo

stats