Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Big data

Primer gran consorcio de Inteligencia Artificial

Seis grandes empresas crean indesia, proyecto para propulsar el uso del ‘big data’ en el ámbito industrial

Primer gran consorcio de Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial (IA) lleva años transformando nuestras vidas. Este revolucionario sistema tecnológico es capaz de analizar cantidades ingentes de datos y extraer conclusiones que, de forma automática, mejoren cualquier tipo de proceso. Lo vemos a diario con las aplicaciones de software de asistencia personal que reconocen nuestra voz y responden a nuestras dudas, en los videojuegos o en las redes sociales a las que estamos enganchados. Sin embargo, su aplicación va más allá.

La integración de máquinas inteligentes en nuestras sociedades también está sirviendo para moldear un mundo económico que busca fórmulas para ser más eficiente, sostenible y competitivo. Esa es la razón que ha llevado a la creación de IndesIA, el primer consorcio de economía del dato e inteligencia artificial del sector industrial en España. El desarrollo tecnológico perfeccionará el funcionamiento de campos como la energía, la automoción, las telecomunicaciones, la ingeniería o el naval.

Competitividad sostenible

El consorcio, impulsado por seis grandes empresas como son Repsol, Telefónica, Navantia, Microsoft, Gestamp y Técnicas Reunidas, tiene en el punto de mira dar respuesta a los grandes retos con los que se enfrenta el sector industrial español: mejorar la sostenibilidad de los procesos industriales (con materiales más eficientes energéticamente y apostando por la economía circular) y aumentar la competitividad a través de su automatización y optimización.

"Nos preguntamos si a otras empresas les podría servir nuestro conocimiento y las aplicaciones a casos de negocio para poner en marcha y acelerar su transición hacia una actividad empresarial mucho más moderna", explica Valero Marín, director corporativo de Digitalización y Servicios Globales de Repsol, a El Periódico de Catalunya.

La IA sirve como mecanismo para transformar toda la cadena de valor industrial, eso es, la producción, distribución y consumo de bienes y servicios. Aplicado a los sectores mencionados, el uso intensivo de los datos puede tener múltiples aplicaciones como el mantenimiento productivo de los equipos industriales, la mejora de la calidad de los productos a través del aprendizaje automático o la optimización de la planificación, de la calidad y el consumo eléctrico en la producción. En el caso de Repsol, apunta Marín, el uso de Big Data permitirá que sus instalaciones consuman menos energía. IndesIA ha identificado más de 60 casos de uso en los que esos sistemas mejorarán los procesos industriales.

La IA permite que las empresas se adapten de forma automática a los cambios, pues las máquinas aprenden de los errores para mejorar su funcionamiento sin prácticamente necesidad de supervisión humana. Esos beneficios son los que han llevado ya a hasta un 82% de las empresas españolas a explorar su uso, según un estudio de IBM.

Esa mejora servirá, según IndesIA, para "impulsar el desarrollo de una nueva economía que genere crecimiento económico en el país". Así, pone el foco en convertir España en un polo de atracción del talento tecnológico, alumbrando un ecosistema de empresas, start-ups, centros tecnológicos y universidades especializadas en IA que dé cuerda al desarrollo de estas soluciones tecnológicas. Un proceso similar al que Barcelona Tech City ha impulsado en la capital catalana.

Eso llevará a la creación de una gran base de datos industriales interoperable para que las empresas del consorcio puedan usarlos de forma transversal para optimizar su gestión y aprender de las demás.

Toda revolución tecnológica tiene consecuencias sociales. La llegada de la IA y la automatización en el ámbito laboral derivará en la acelerada pérdida de lugares de trabajo tradicionales, "con el peligro de que eso pueda provocar grandes desigualdades en la población", según señalaba Jordi Ojeda, profesor del departamento de Empresa de la Universitat de Barcelona, en un artículo en El Periódico de Catalunya ya en 2018.

Para que ese crecimiento sea equilibrado, el proyecto IndesIA busca fomentar la formación en las profesiones basadas en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, eminente masculinas, para reducir así la brecha de género que dificulta la llegada de las mujeres a esas disciplinas. IndesIA también pretende crear una escuela de datos e IA para impulsar esos estudios mientras se "fomenta la diversidad y la igualdad de género". Un "cambio cultural" que se canalizará a través de las universidades adheridas al proyecto y que, según Marín, "no hay que temer".

Un centenar de pymes

La gestión de los datos, aseguran, se hará siguiendo las leyes de protección europeas que garantizan su privacidad. Marín remarca que la situación estratégica de la industria hace que se "mantengan unos requerimientos muy altos" en ciberseguridad, un concepto que también hay que ampliar a la formación de los miembros de cada empresa.

El proyecto cuenta con el apoyo de reputados centros tecnológicos del Estado como el Basque Articifial Intelligence Center (BAIC), la Asociación Española para la Inteligencia Artificial (AEPIA), la Universidad Politécnica de Madrid o las universidades de Granada, A Coruña y de Comillas y tiene ya más de un centenar de pequeñas y medianas empresas de todo el territorio en proceso de adhesión al consorcio para beneficiarse de la integración de esa tecnología. 

Compartir el artículo

stats