Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Descarbonización

Navantia y Repsol se alían para construir una planta de electrolizadores en Ferrol

El proyecto con el que se pretende generar hidrógeno verde aspira a recibir fondos de la UE | La naval embarca las primeras cuatro ‘jackets’ en su astillero de Fene rumbo a Francia

Los cuatro ‘jackets’ embarcados ayer desde los astilleros de Fene rumbo a la Bretaña francesa.

Navantia se suma a la fiebre del hidrógeno verde. Ferrol es el lugar escogido para levantar una planta de electrolizadores de elevada potencia y a gran escala para la generación del considerado como el combustible del futuro por no emitir gases de efecto invernadero en su producción. La sociedad pública naval y Repsol firmarán el próximo martes un acuerdo para incrementar su colaboración en esta materia.

La naval aporta a este proyecto su experiencia, capacidad e instalaciones, como las que ofrece la fábrica de turbinas de Ferrol. El pasado mes de marzo, Repsol y Navantia firmaron un acuerdo de colaboración para desarrollar conjuntamente soluciones innovadoras con el objetivo de descarbonizar el transporte marítimo. En concreto, la energética y la naval estatal centrarán su colaboración en la evaluación del comportamiento de los nuevos combustibles líquidos de baja huella de carbono (biocombustibles avanzados producidos a partir de residuos y combustibles sintéticos) que suministrará Repsol en los sistemas de propulsión y generación que fabrica Navantia. ¿El objetivo? Acelerar la transición energética y lograr la neutralidad en carbono, en consonancia con los objetivos de reducción de la emisión de gases de efecto invernadero de España, la UE, la ONU, y la Organización Marítima Internacional.

Estos nuevos combustibles representan una alternativa sólida para la descarbonización a corto y medio plazo del sector marítimo, puesto que podrían alcanzar una reducción de emisiones del 100%. El proyecto se enfocará en la evaluación de la viabilidad técnica y económica de esta nueva tecnología.

Por otra parte, el astillero de Navantia en Fene inició este viernes el embarque de las primeras cuatro jackets de los 61 aerogeneradores de los que dispondrá la instalación, que tendrán como destino final el parque eólico de Ailes Marines en St. Brieuc, en la Bretaña francesa.

El parque, que cuenta con una extensión de 75 km2 y una capacidad de generación eléctrica de hasta 496 MW, tendrá un marcado sello español, ya que, además de los jackets, también los pilotes serán construidos y montados enteramente por Navantia-Windar en Fene.

El programa refuerza el posicionamiento de la compañía como un proveedor principal de eólica marina en el país galo, con uno de los mayores potenciales de desarrollo offshore de Europa. La operación de load out comenzó a las 05.30 horas de ayer y continuará durante los próximos días. Cada jacket pesa 1.150 toneladas, mide 75 metros de alto y 25 de ancho. Está previsto que viajen a Cherburgo a la espera de ser instaladas en el parque eólico marino de St Brieuc durante el verano.

Compartir el artículo

stats