Más de mil empresarios se han reunido este miércoles en Madrid para pedir celeridad al Ejecutivo en la ejecución de las obras del Corredor Mediterráneo. El objetivo es que la alta velocidad conecte Algeciras con la frontera francesa, uniendo ciudades como Barcelona, Valencia, Alicante y Murcia, en el año 2025; aunque los retrasos en las obras alejan esta posibilidad. "El Corredor Mediterráneo sería una de las mejores inversiones que se podrían hacer con los fondos europeos", ha asegurado Juan Roig, presidente de Mercadona e integrante de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), principal impulsor de esta iniciativa, antes de que se iniciara el acto, en Ifema.

Roig ha advertido que si el objetivo es tener "una España solidaria en la que todos tengan las mismas posibilidades de tener una economía sana" está bien tener "una España radial, pero la España circular es muy importante, y dentro de esa España radial, el Corredor es muy importante". "Llevamos siete presidentes de gobierno de distintos partidos y el Corredor no se ha hecho. Nos parece muy bien que Madrid esté conectada con 22 ciudades, pero hay muchas otras, como Alicante, Murcia, Valencia (...) que no nos estamos comunicando. Y eso es discriminatorio para el 50% de la población que vive en España", ha advertido el presidente de Mercadona.

El acto ha estado encabezado por el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, y ha contado con la participación de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. Boluda ha sido mucho más explícito que Roig llegando incluso a alertar de que la fecha objetivo de 2025 no se cumplirá. "El horizonte 2025 con el que siempre se ha trabajado no se va a cumplir, ha indicado Boluda, rodeado de una veintena de empresarios.

Más de 1.300 empresarios advierten al Gobierno que la falta del Corredor Mediterráneo lastra la economía de toda España Rafa Arjones

En el acto han participado más de mil empresarios, entre ellos, el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre; el presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri; el consejero delegado de Vectalia, Antonio Arias; el presidente de BP España, Carlos Barrasa; el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, el presidente del grupo Consentino, Francisco Martínez-Cosentino, y el presidente de Prensa IbéricaJavier Moll. 

"Hoy es un día muy importante para el movimiento 'Quiero Corredor', después de cinco años de andadura no tenemos nada que celebrar, lo que queremos es el Corredor. Con el acto de hoy queremos decir que sin la infraestructura acabada estamos perdiendo muchas oportunidades para el conjunto de España", ha dicho Boluda. 

La iniciativa 'Queremos Corredor' nació en 2016 ante el hartazgo de los empresarios, fundamentalmente los valencianos, a que "se dieran largas y evasivas de forma permanente". El ancho internacional en las vías ferroviarias es el ancho más extendido, sin embargo, la presencia en España de ancho ibérico en la mayoría de la red ferroviaria dificulta la conexión con Europa. El lobi, por tanto, reclama la construcción de una doble plataforma ferroviaria (para separar los trenes de infraestructuras de los de pasajeros) y de ancho internacional (que permita la conexión con Francia).

El arco mediterráneo concentra, según expuso Boluda, al 50% de la población española, el 51% de las exportaciones o el 50% del turismo. "No es un tema de capricho ni que incumbe solo a una zona de España, sino que tiene beneficios de carácter económico, medioambientales y de cohesión del territorio", ha añadido.

Por su parte, Antonio Garamendi, ha añadido que "todas las infraestructuras son clave para un país. El desarrollo de infraestructuras deben estar presentes en los objetivos de España, sobre todo ahora con la llegada de los fondos europeos". El presidente de CEOE reivindicó la necesidad de avanzar en la construcción del Corredor Mediterráneo para impulsar la competitividad del país", pero también reivindicó el Corredor Atlántico, la mejora de la conexión ferroviaria de Extremadura o la ampliación del aeropuerto de Barcelona-El Prat. "Todas las infraestructuras son importantes. Y hay que ser exigentes" con el Gobierno para desarrollarlas.