Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Precio de la electricidad

Rusia, el país donde la factura de la luz no pasa de 20 euros

El país euroasiático mantiene unos precios de la energía muy bajos en comparación con Europa

Una vista general de la noche Moscú se ve desde la ventana de un avión de pasajeros.

Tatiana Ch., una abogada siberiana bien posicionada y afincada en Moscú desde hace años, no pierde ocasión para viajar por Europa, especialmente por Italia. Disfruta como nadie de la buena comidala ópera, los monumentos, el sol y todo lo que el país transalpino puede ofrecer a una turista procedente de un frío rincón del mundo donde los inviernos se prolongan durante meses.

Eso sí. A diferencia de muchos de sus conciudadanos, esta jurista no es de las que suspira por emigrar al extranjero, ni contempla con envidia la brecha salarial que separa lo que cobra ella mensualmente de lo que recibe un colega de su categoría en un país europeo. "Sí, mis compañeros europeos ganan más; pero en el fondo, no veo tantas diferencias entre su nivel de vida y el mío; ellos pagan mucho más que nosotros por los servicios comunales -una categoría que en Rusia agrupa al agua, la calefacción y la recogida de basuras, NDR- y sobre todo de electricidad", puntualiza.

En realidad, Tatiana no hace más que constatar una realidad que hace la existencia más llevadera a millones de ciudadanos rusos, permitiendo que en este país, términos como pobreza energética, a los que nos hemos acostumbrado ya en Occidente, suenen casi a ciencia ficción. Al ser Rusia uno de los principales exportadores mundiales de gas y petróleo, los precios de la energía son sorprendentemente bajos en comparación con lo que se estila en el extremo occidental del continente europeo. La factura de la luz cuesta tres veces y media menos que en España, mientras que llenar el depósito del coche para el consumidor ruso resulta menos de la mitad de oneroso que para el de nuestro país.

Precios reducidos

Según los últimos datos disponibles, correspondientes al mes de diciembre pasado y publicados por página web GlobalPetrolPrices.com, el kilowatio-hora destinado al consumo de los hogares cuesta en Rusia 0,064 dólares (unos 0,055 euros) mientras que en territorio español, dicha variable asciende a 0,223 dólares (cerca de 0,19 euros). En la gasolina, en cambio, la brecha no es tan elevada, de acuerdo con la misma fuente de información. En las gasolineras rusas, el litro de combustible valía el 27 de septiembre de este año la suma de 0,668 dólares, mientras que en las españolas se pagaba a 1,67 dólares.

La alegría con la que el país y sus autoridades gestionan todo lo referente a la energía adquiere su máxima expresión en los meses de noviembre y diciembre. Las iluminaciones navideñas en las grandes ciudades, en particular en Moscú y San Petersburgo, son omnipresenteschillonas y hasta imponentes, aunque en este ámbito, su enorme cantidad no equivalga necesariamente a buen gusto. La factura mensual de la luz de un apartamento de 70 metros cuadrados en el mismo centro de Moscú nunca excede los 1.700 rublos, lo que equivale a unos 20 euros al cambio actual.

Todo en la vida es relativo, y más en un país tan grande como Rusia, donde las diferencias de gestión entre una región y otra pueden alcanzar proporciones abismales. En septiembre pasado, Denis Pisarev, un chófer de Tomsk, una ciudad de medio millón de habitantes a 3.600 kilómetros al este de Moscú, criticaba a EL PERIÓDICO, diario perteneciente al mismo grupo de comunicación que este medio, las tarifas abusivas y los excesos monopolistas de los suministradores locales, denunciados precisamente por Alekséi Navalni en una de sus últimas investigaciones antes de ser envenenado. Y aquí, su factura de la luz comenzaba a aproximarse a cotas hispánicas: 40.000 rublos en el último año, o lo que es lo mismo, 3.300 rublos, equivalentes a 40 euros. Una pequeña fortuna para lo que se estila en ese rincón apartado de Siberia.

Compartir el artículo

stats