Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

España se queda a medias contra Alemania, por Toni Ruiz

Gavi cabecea el balón durante el partido ante Alemania. DPA vía Europa Press

Ha sido el primer partido de verdad para España en el Mundial de Catar. La exhibición ante Costa Rica se pareció más a un entrenamiento que a otra cosa por la escasa entidad del rival, por mucho que este fuera capaz de derrotar a una desorientada Japón y mantenga sus opciones de clasificarse para octavos si derrota a Alemania. Los de Luis Enrique se han quedado a medias, no solo porque el empate les obliga a no salir confiados ante los compañeros de Kubo para pasar ronda, sino porque una victoria hubiera dejado casi con toda seguridad a los germanos fuera de Catar de forma anticipada y cualquier momento es bueno para eliminar a uno de los supuestos favoritos.

El resultado no sabe a mal del todo, porque la balanza podía haberse decantado también del lado de los de Flick,-vaya sensación de alivio tras la anulación del gol a Rudyger- pero los germanos salieron más pendientes de frenar a los creadores del fútbol de la roja, Gavi y Pedri, que de lanzarse descaradamente al ataque, a pesar de que estaban obligados a puntuar, sino a ganar. España siguió con su idea de jugar sin un delantero centro nato, aunque Morata le demostró a Luis Enrique que la idea no es siempre buena. El atlético aprovechó una de las pocas ocasiones que tuvo, tras centro de ese Jordi Alba que sigue demostrándole a Xavi que no se le puede jubilar, y creó otras ocasiones para batir de nuevo a Neuer. El punto hay que valorarlo como bueno, como hicieron las dos selecciones en el tramo final, ya que las mantiene con vida, con España con clara ventaja por aquello del golaverage. La euforia ha quedado rebajada unos grados y eso siempre es bueno porque de aquí al final nadie regalará nada.

Compartir el artículo

stats