Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

El Palmer Palma sigue confinado en la derrota

El equipo mallorquín cae en la cancha del Oviedo por 68-53 y suma su duodécimo tropiezo

Van Beck fue el máximo anotador del Palmer Palma con 16 puntos.

El Palmer Palma ha iniciado el año como lo terminó, sumando una nueva derrota. En Pumarín dio la cara, tuteó al Oviedo durante 30 minutos, pero al final volvió a perder. Las ausencias de los jugadores que han abandonado la disciplina inmobiliaria y el no poder contar con las incorporaciones recientes hizo que el Palmer tuviera que encarar el encuentro con tan solo ocho jugadores profesionales. Compitió mientras tuvo gasolina, pero el partido se le hizo excesivamente largo, en los minutos finales se descosió y los ovetenses sentenciaron con claridad: 68-53. Van Beck, Lundqvist y Peñarroya fueron los mejores.

Comenzó el partido con muchas imprecisiones. Los dos equipos se mostraban sólidos en defensa y por ello costaba anotar. Los ovetenses llegaron a conseguir, después de un triple de Kamba, el mejor de los locales, siete puntos de ventaja (14-7), pero la inspiración de Van Beck, que fue de más a menos, el liderazgo de Lundqvist y los buenos minutos de Peñarroya permitieron finalizar el primer período con un esperanzador 15-13.

En el segundo los de Tomàs y Pérez siguieron jugando con seriedad y llegaron a conseguir una ventaja de 5 puntos, 17-22, pero dos triples del equipo azulón igualó nuevamente la contienda. La segunda parte de este período fue muy igualada y se llegó al descanso con un marcador de 29-29, que hacía pensar que la sorpresa era posible.

Ahora solo queda pensar en el partido del sábado en Valladolid, donde se podrá ver al 'nuevo' Palmer Palma, con las recientes incorporaciones

decoration

Las imprecisiones y el desacierto fueron los protagonistas también de las primeras posesiones del tercer cuarto. La primera canasta la consiguió Feliu después de haberse jugado casi tres minutos. El OCB llegó a ganar de 11 (45-34) gracias al acierto de Arteaga, que generaba con veteranía desde el poste bajo y a los puntos de Kamba; pero en los instantes finales apareció la anotación de Lunqvist y, después de un triple in extremis de Figueras, el electrónico se detuvo en un 48-42, que seguía invitando al optimismo.

El partido, una vez más, iba a decidirse en los últimos diez minutos. Y el buen comienzo de los de negro, a pesar de la técnica a Ikpeze, les permitió, con puntos de Lundqvist, Peñarroya y Kostadinov, colocarse a uno (49-48). Pero fue un espejismo. El cansancio empezó a pasar factura a los de Ciutat, que vieron que anotar cada vez era más difícil y que los locales sumaban puntos con facilidad; la diferencia iba haciéndose mayor con el paso de los minutos. Oviedo pudo vivir un final plácido después de haber sufrido durante muchos minutos (68-53)

Ahora solo resta pensar en el partido del sábado en Valladolid, donde se podrá ver al “nuevo” Palmer Palma ya que podrán debutar todos los jugadores incorporados recientemente.

Compartir el artículo

stats