Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartulina morada | Osaka y Biles no son casos aislados

Simone Biles.

Se vapuleó a Naomi Osaka. Se la puso entre la espada y la pared. ¿Cómo era posible que una de las mejores tenistas del momento no fuera capaz de afrontar una simple rueda de prensa? ¿De quién se estaba riendo? ¿A qué estaba jugando? Todo ocurrió hace ahora dos meses, tiempo en el que al parecer la mayoría esperaban que ya estuviera recuperada. Quizás forzada por los Juegos, los suyos, Osaka ha llegado apremiada por la situación y ha pasado lo que podía pasar. La tenista japonesa sucumbió a la presión y cayó en tercera ronda ante la 42 del mundo. Frente a un suceso no tan diferente se ha topado Simone Biles, sin embargo en su caso han sido pocos los que han criticado su decisión. Quizás la gimnasta estadounidense haya sido más capaz que su compañera de verbalizar todo lo que siente y solo eso ya ha ayudado a comprender mejor su situación. Tanto de una como de otra desconocemos los verdaderos motivos, pero tanto en un caso como en el otro han demostrado una gran valentía dando a conocer sus problemas de salud mental. A los deportistas de elite se les somete a demasiada presión. Leía hace solo unos días, sin ir más lejos, comentarios desproporcionados sobre el papel de Mireia Belmonte o Mario Mola en Tokio. ¿La gente de verdad se cree que no son ellos los principales interesados en que las cosas les salgan bien? Desde el sofá de casa, a la bartola y rascándose el ombligo no sabéis lo fácil que es criticar. 

No son casos aislados | El haltera chileno Arley Méndez consume cannabis para ser expulsado

Los casos de Simone Biles y Osaka no son aislados. Hace solo unas horas se conoció que el haltera chileno Arley Méndez había consumido cannabis a propósito antes de participar en Tokio para no tener que competir. El que fuese campeón del mundo en 2017 anunció su retirada tras caer eliminado en los Juegos. «Estoy sufriendo mucho, ya no avanzo más», concretó en sus declaraciones, en las que aseguró que el deporte le «está haciendo mal» y admitió que tiene que «tomar otro rumbo».

Novak Djokovic rompe el sueño olímpico de su compañera en el equipo mixto Nina Stojanovic

Una mención aparte merece Novak Djokovic. El tenista serbio se retiró del partido de dobles mixtos, donde optaba a la medalla de bronce «debido a una lesión», poco después de haber caído en el choque contra Pablo Carreño. Djokovic, que formaba pareja con su compatriota Nina Stojanovic, no pudo comparecer en el encuentro que iba a enfrentarles a los australianos Ashleigh Barty y John Peers. La supuesta lesión del serbio no convenció a nadie, quien quizás no le da la importancia que se merece a un tercer puesto en la disciplina mixta. Lo que para Novak es paja, para su compañera Nina seguramente fuera el premio más anhelado. Una pena la poca deferencia que tienen algunos. 

Hugo González medita su retirara de la natación tras lograr un diploma olímpico en Tokio

Por si la presión de los deportistas de elite no fuera suficiente, a todo esto tienen que sumar los precarios sueldos con los que, en la mayoría de las ocasiones, tienen que sobrevivir. Es el caso del nadador mallorquín Hugo González, quien ya ha señalado que medita su retirada debido a las pocas ayudas que reciben por parte del Estado: «La natación no me da ni para comer». Luego la foto del político de turno con los medallistas de Tokio seguro que nos la tendremos que tragar en todos los noticieros.

Compartir el artículo

stats