Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Ganar es aguantar un dolor más grande durante más tiempo»

Mario Mola (Palma, 1990) es triple campeón mundial de triatlón. Interrumpe uno de sus «355 días al año de entreno» en Girona para repasar su trayectoria, fijarse el objetivo de Tokio’20 en 2021 y confirmarse como el más articulado de su generación de grandes deportistas mallorquines

Mario Mola

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿La pandemia pasa factura?»

En una carrera deportiva que tiene fecha de caducidad, perder un año marcado en rojo por la cita olímpica es doloroso, pero el confinamiento no es diferente de una lesión y podemos volver más fuertes.

Nos cuesta entender la generación mallorquina de usted mismo, Nadal, Rudy, Lorenzo...

Mallorca ofrece un entorno ideal, porque se respira deporte y se valora a los deportistas, no solo a los futbolistas. Todos somos buenos en algo, solo hay que dar con ese algo.

¿El triatlón es el deporte más completo que existe?

Jajaja. No lo creo. Las tres modalidades te obligan a ser completo y a no descuidar ninguna parte de tu cuerpo, pero una prueba ciclista de tres semanas o un maratón tienen una dureza física como mínimo tan exigente como un triatlón.

Es usted educado, ¿cuándo sale el ‘killer’?

El killer debe salir solo cuando es necesario. En mi ámbito laboral hay momentos en que uno no tiene amigos, en los que has de ser duro y aprovechar el sufrimiento. Ganar es aguantar un dolor más grande durante más tiempo pero, incluso en la carrera, nunca pierdo el respeto a los otros competidores.

¿Cómo es el máximo de sufrimiento?

En nuestro deporte consiste en llevar el cuerpo al límite, ese punto en que las piernas no logran avanzar más, en que el cerebro está al borde de la desconexión. Si eso no es el límite, se encuentra muy cerca. La clave es acostumbrarse a estar cómodo muy cerca de dicha situación.

Nunca olvidaré a los mellizos británicos Brownlee, ayudándose exhaustos junto a la meta.

Así es, se trata de la situación que me viene a la cabeza para pensar en el límite que se alcanza en la competición.

¿Correr, montar o nadar?

Correr. Desde que di con el atletismo, ha sido mi debilidad en el buen sentido, con lo que más he disfrutado y en lo que sigo mejorando.

Podría haber sido un gigante en los 5.000 o 10.000.

No lo sé. Tuve para correr la facilidad que me faltó para nadar pero, de ahí a medirse con los mejores a pie, hay un trecho. No cambio lo que he podido vivir gracias al triatlón.

¿Sueña con un triatlón sin natación?

No, agradezco el reto que supone la natación, no darme por vencido y ver que puedo seguir superándome. A nivel mundial, no puedes permitirte flojear en nada.

¿Qué le pasa al triple campeón mundial en los Juegos Olímpicos?

Una carrera de un día, en la que todo puede suceder, en un deporte donde mucha otra gente está perfectamente preparada. Hay que volver a trabajar, con la ambición de darle un giro a esa tendencia en Tokio’20.

Un padre tiene un hijo de diez años con posibilidades.

Uyyy. En mi caso estoy muy agradecido, porque sin el apoyo de mis padres no hubiera llegado, pero siempre respetaron mi libertad. Es fundamental apoyar el proyecto del hijo, pero sin presionarle ni alumbrar grandes expectativas.

Rompe usted la imagen del familiar tiránico detrás del campeón.

Así es, aquí no hubo un padre de André Agassi.

«La relación entre el ciclista y el coche es complicada».

En un accidente, tanta culpa puede tener el ciclista como el conductor pero, en caso de error o despiste de cualquiera de ellos, la perjudicada es la bicicleta. Los carriles-bici no están preparados, por suerte Mallorca es una isla que entiende y aprecia al ciclismo.

¿El triunfo se sube a la cabeza?

A veces. Todo depende de la persona, pero no tiene por qué. Recuerdo una frase que creo que es de Nadal, «el hecho de hacer algo mejor que el otro, en su caso pasar la pelota por encima de la red, no te hace mejor que el contrario». En nuestro deporte, el ambiente es muy sano.

¿El Red Bull funciona?

Al final, es una bebida funcional. La cafeína tiene beneficios antes del entrenamiento y la competición en deportes de resistencia. Hay que encontrar el punto óptimo, tres cuartos de un Red Bull antes de la carrera.

Tal vez en 2030 no siga compitiendo.

Ojalá siga dedicado a algo relacionado con el deporte, pero este año nos ha enseñado a todos a no hacer planes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats