02 de abril de 2018
02.04.2018
Baloncesto

Cuatro jornadas para evitar la debacle

El Iberostar Palma, otra vez colista, se sitúa en una situación límite tras sus dos últimas derrotas ante rivales directos

02.04.2018 | 02:45
Rafa Huertas entra a canasta en el partido ante el Sammic.

Una pésima jornada. El Iberostar Palma ha estropeado con sus dos últimas derrotas, a domicilio frente al Clavijo y en casa ante el Sammic, una reacción que le había permitido salir del descenso. Ahora, el equipo es de nuevo colista y ha complicado sobremanera su futuro en la LEB Oro. El conjunto de Félix Alonso se jugará la salvación en los próximos cuatro partidos. La permanencia está en serio peligro.

El Iberostar Palma recayó de sus problemas cuando parecía haber levantado la cabeza con cuatro victorias consecutivas. Pero las dos últimas derrotas ante rivales directísimos como Clavijo y Sammic Hostelería y, sobre todo, la manera en que se han producido vuelve a generar un ambiente de pesimismo en un equipo que llega a las últimas cuatro jornadas de la liga regular como colista de la Leb Oro con un pobre balance de diez victorias y veinte derrotas.

Eso sí, la cola de la clasificación se encuentra atascada con un triple empate del conjunto mallorquín con el Barça B y el Sammic Hostelería, que deja el final de la fase regular totalmente abierto.

Sin embargo, la peor noticia para el Palma es la manera en la que llega a este tramo decisivo del curso, con dos derrotas muy duras con las que casi nadie contaba y con un nivel de competitividad prácticamente nulo.

Sin tiempo para lamentaciones, la escuadra mallorquina no puede bajar los brazos porque los resultados del fin de semana deparan un final de temporada agónico con hasta seis equipos peleando todavía por salvar la categoría y con una sola victoria de diferencia.

Palma, Sammic y Barça cierran la tabla de la LEB Oro con un solo triunfo menos que el Huesca, Clavijo y Lleida, que tampoco se pueden relajar hasta final de temporada.

Los dos primeros se enfrentaban entre sí en un encuentro que finalizó con victoria riojana para salir del vagón de cola y meter en muchos problemas al Huesca.

Por su parte, el Cáceres se imponía en otro choque directo al Lleida. El triunfo de los extremeños les permite abrir brecha respecto al descenso y deja en serios apuros a los catalanes.

La única buena noticia del fin de semana para el Iberostar Palma fue la derrota del Barça B ante el Leyma Coruña, que permite que los mallorquines tengan alguna opción más para lograr salvar la categoría.

Hay un factor importantísimo a tener en cuenta, que es el average. Los mallorquines lo tienen perdido con el Sammic, ante quien ha perdido los dos encuentros, y también con el filial blaugrana. En cualquier caso, ahora mismo es inútil mirar al pasado y pensar en lo que podría haber sido si los de Félix Alonso hubieran cumplido en sus importantísimos compromisos de las últimas dos semanas.

Ahora es el momento de afrontar lo que queda como cuatro auténticas finales por la permanencia en LEB Oro. Y no es un calendario alentador.

El sábado, visita al Coruña

El sábado, el Palma visita la siempre complicada cancha de un Leyma Coruña que está instalado en zona de play-off y con el objetivo de escalar posiciones. Siete días después visita Son Moix el Unión Financiera Oviedo, en plena pelea por tener el factor cancha en la primera eliminatoria.

Ourense, a domicilio, y Carramimbre Valladolid son los equipos ante los que cerrará la temporada el Iberostar Palma, en dos encuentros que pueden ser todavía más agónicos si cabe en función de los resultados que se den hasta la fecha.

El choque entre el Sammic Hostelería y el Huesca del próximo fin de semana marcará esta terna en la que se encuentran implicados hasta seis equipos, que afrontan un calendario complicado y en el que cada victoria será un auténtica bocanada de aire.

La gestión de los nervios y la presión se presupone clave. En este sentido, el Palma dispone de una plantilla con mucha experiencia, pero que no está acostumbrada a afrontar situaciones como la que vive en estos momentos.

Los de Félix Alonso tienen que ganar los dos partidos que le restan en casa –ante Oviedo y Valladolid– y tratar de sacar alguno de los que quedan a domicilio, ante Coruña y Ourense.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook